sábado, 16 de junio de 2018

José de Argumosa y Argumosa (1879-1945). El palacete de El Cierro

José de Argumosa y Argumosa. Archivo Rucabado



         José de Argumosa y Argumosa[1] (1879-1945) nació en La Habana[2], Cuba[3], en 1879. Fue uno de los siete hijos del matrimonio formado por José Ramón de Argumosa Gutiérrez (1854-1899) y Julia de Argumosa Bezanilla (1854-1890).
         Su padre, que había nacido en Consolación del Sur, en la Isla de Cuba, fue médico y alcalde de la villa de Torrelavega entre 1883 y 1885, sucediendo en el cargo a Joaquín Fernández-Vallejo y Fernández-Castanedo (1842-1894). En Consolación del Sur, perteneciente a la provincia de Pinar del Rio, nació  su hija mayor: Julia[4]. Sus otros cinco hijos nacerán en Torrelavega: Roberto[5] (1885-1915), Germán[6] (1886-1919), Diego, María Luisa[7] y Miguel Ángel[8] (1887-1940).
         José de Argumosa estudió la carrera de Medicina en Madrid y se doctoró en 1910, versando su tesis doctoral sobre “Asociaciones del sarampión y la escarlatina”. Se especializó en Pediatría en París. Más adelante, ya vuelto a Torrelavega, abrirá su consulta privada en la calle Joaquín Hoyos, en el mismo edificio que albergaba la Farmacia Argumosa, propiedad de su hermano Miguel Ángel. José de Argumosa fue también el primer médico contratado por la entonces recién instalada empresa Solvay, en 1904. En estos primeros años, los trabajos que realizó tenían que ver fundamentalmente con los accidentes laborales que se producían en la construcción de la fábrica. Por este motivo y para atender a los accidentados, se construyó el Hospital de la Solvay. Allí desarrolló una gran labor hasta su inesperado fallecimiento, que se produjo en el mismo recinto fabril.


José de Argumosa y Argumosa y su primera mujer  Julia LLorente Torroba 


         En uno de sus viajes a Cuba -no olvidemos que era cubano de nacimiento- José de Argumosa y Argumosa conoció a la que sería su primera mujer, la argentina Julia Llorente Torroba[9]. El novio había heredado de su padre un paraje maravilloso denominado El Cierro, vigilado por el emblemático monte Dobra y fue en este lugar, localizado en Sierrapando, donde el matrimonio decidió vivir. Por ello, encargaron, en 1915, al arquitecto Leonardo de Rucabado el proyecto de su casa. Un año y medio  más tarde, este magnífico palacete de estilo montañés estaba terminado. Desgraciadamente, poco tiempo lo pudo disfrutar la joven pareja. Solo dos años después, con tan solo 39 de edad,  Julia Llorente fallece, concretamente el 8 de octubre de 1918. A los dos días del óbito es enterrada en el cementerio de Geloria, donde reposan sus restos. No tuvieron descendencia.


El palacete de El Cierro

         En 1925, cuando José de Argumosa contaba 46 años, conoció a la que fue su segunda mujer, Elisa Bustamante de la Huerta (n.1896), “en un viaje a Vitoria en su automóvil, conducido por su chofer Melitón”[10]. Era una mujer culta, aficionada a la pintura y al cultivo de flores y plantas. Esta última y la equitación serán a partir de ahora actividades compartidas por el matrimonio. La segunda mujer de José de Argumosa, mucho más longeva que la primera, falleció en Torrelavega con 99 años[11]. Tampoco hubo hijos en este segundo matrimonio.
          José de Argumosa vivió con deleite en su muy querido palacete de la finca "El Cierro", frente al monte Dobra. Allí recibió, entre otras personalidades de la época,  a Alfonso XIII y al médico y humanista  Gregorio Marañón.


Interior del palacete donde podemos apreciar una piel de oso en la escalera


         Miguel Ángel de Argumosa y Valdés nos dejó en Piedralaves, revista literaria fundada por este poeta, un recuerdo del hogar de su tío José[12]:

         “El Cierro era la finca que tenía mi tío en los alrededores de la ciudad. Allí había reunido en torno a su hermoso palacio, multitud de animales y plantas para su recreo. Aparte de otros animales comunes, como caballos y perros, mi tío tenía, convenientemente acondicionados, ciervos, gamos, faisanes dorados, gallinas de Guinea, y otras especies raras que no recuerdo.
         En una gran pajarera de alambre, situada en la parte superior de la finca, ocupando un lugar sombreado por mimosas y acacias, entre violetas y guisantes de olor, había instalado una curiosa fauna de aves que iba desde el jilguero del país hasta cierta especie de tórtola exótica. Allí revoloteaban canarios blancos como la nieve, –que él seleccionaba cuidadosamente para evitar ninguna mancha-, cacatúas, guacamayos, etc. Hasta creo que, extrañando algo el lugar, se veía, incluso, alguna ardilla…
         Para llegar al Cierro había que tomar una calleja a la izquierda de la carretera. En seguida surgía, ya en pleno campo, un puentecillo de madera,  cubierto de tierra y graba, que sombreaban algunos chopos. Bajo el puente pasaba un pintoresco arroyo, y al lugar le llamaban Tronquerias. Muchas tardes merendábamos allí, en compañía de la muchacha y nos entreteníamos en pescar ranas o a coger grillos en los prados próximos. Como no teníamos donde traer las ranas, si era día de cielo nublado, las metíamos en el paraguas, y después en casa las tiraban al jardín desde el balcón…
         Una de las cosas que más nos atraía de El Cierro era el estanque, rodeado de gigantescos árboles, y situado en medio de una hermosa y gran pradera. Muchas veces, durante mi adolescencia, acompañaba a mi tío en sus paseos por El Cierro. Examinábamos los injertos que había hecho durante el otoño, y él me describía las diferentes especies de flora que nos rodeaba. En torno a nosotros crecían por doquier tuyas doradas, adelfas, sauces llorones filodendros, cedros del Líbano, camelias, aligustres, laureles, cipreses, mimosas, magnolios, limoneros, espinos floridos, tilos, cerezos silvestres, álamos, castaños de Indias… y multitud de flores y frutos de todas las clases. Frente a la casa, solitario, el rey de estos árboles; el hermoso piñonero que el huracán arrancó de cuajo”.


Planos del palacete de Argumosa. Fondo Rucabado. Archivo Cocan


         Como hemos comentado anteriormente, José de Argumosa se decidió por el arquitecto Leonardo de Rucabado y Gómez para la construcción de su casa de El Cierro. Durante el tiempo que duró dicha construcción, ambos mantuvieron una intensa correspondencia, que está custodiada en el archivo de Rucabado. Los planos fueron proyectados en 1915 por este arquitecto, nacido en Castro Urdiales y con despacho en Bilbao. El presupuesto de la obra ascendió a 74.799 pesetas, con un tiempo de ejecución de once meses. Fue firmado por los hermanos torrelaveguenses  Luis y Carlos Pondal y en los documentos podemos leer: "construcción del Palacio de José de Argumosa", que así era como lo llamaban. Durante la guerra incivil española, el edificio fue incautado, si bien su propietario pudo recuperarlo, sin apenas daños, al terminar la contienda.


Palacete de estilo montañés construido por el arquitecto Rucabado en la finca El Cierro


         Años después del fallecimiento de José de Argumosa, su mujer no puede hacerse cargo del cuidado y mantenimiento de una propiedad que era a todas luces muy costosa. Por ello decide ponerla a la venta, excepto un pequeño trozo que hereda su sobrino, el también médico Emilio Sola Argumosa. La finca fue adquirida por la Marquesa de Torneros, quien la cedió después a la congregación de madres Carmelitas, con el objeto de construir un convento, “siempre con la condición de que no derribasen el palacete de José de Argumosa”. Condición  que no se cumplió.


María Luisa de Argumosa y Argumosa hermana de José


         En 1954, el por entonces alcalde de Torrelavega, Rafael Gutiérrez Velarde[13], pensó que la inclusión del palacete en la Relación de Monumentos a Conservar evitaría su destrucción. Se equivocó totalmente; no fue ni conservado ni mantenido, sino todo lo contrario. Las monjas alegaron que era muy elevado el desembolso que tenían que hacer para su conservación,  dejando que amenazara ruina. Tampoco las instituciones de la época decidieron conservarlo y una vez más se privó a la ciudad de un edificio que debió haberse conservado. En su lugar se construyó, en 1961, el Real Monasterio de los Santos Reyes San Luis y San Fernando o, como popularmente se le conoce, el Convento de las Carmelitas.
         Los que conocieron a José de Argumosa le definen como una persona altiva y de fuerte carácter, hasta el punto de que, cuando falleció, una autoridad de Torrelavega dijo que "había muerto el último señor de horca y cuchillo". Era implacable con los seres humanos, en cambio compasivo con los animales y las plantas. Era un jinete magnífico y cuidaba con esmero las especies animales que criaba en su finca, lo que sin embargo no impedía su gran afición a la práctica de  la caza mayor. La piel de un oso cobrado por el doctor adornaba un muro en el primer rellano de la escalera de la casa de "El Cierro".


Roberto de Argumosa y Argumosa (1885-1915)


         En la memoria de su sobrino Germán, hijo del farmacéutico Miguel Ángel de Argumosa y Argumosa y hermano del poeta citado, quedaron grabadas para siempre las últimas palabras que escuchó de nuestro médico: "¡Qué bien me ha tratado la vida!"   José de Argumosa y Argumosa falleció[14] el 25 de junio de 1945, a los 66 años, a consecuencia de una embolia cerebral,[15] mientras trabajaba en las oficinas generales de la empresa Solvay.  Sus restos reposan en la cripta de la iglesia de la Virgen Grande, en la Plaza del Grano de esta ciudad.


Enterramiento en la cripta de la iglesia de la Virgen Grande de José de Argumosa y Argumosa




IMÁGENES PARA RECORDAR


Recordatorio del fallecimiento de Julia LLorente


Planos del palacete de Argumosa. Sección. Fondo Rucabado. Archivo Coacan


Planos del palacete de Argumosa. Planta del sótano y cimientos. Fondo Rucabado. Archivo Coacan



Planos del palacete de Argumosa. Detalle de balcones, antepecho y rejas. Fondo Rucabado. Archivo Coacan


Planos del palacete de Argumosa. Planta segunda. Fondo Rucabado. Archivo Coacan



Presupuesto casa José de Argumosa y Argumosa. Fondo Rucabado. Archivo Coacan





[1] Para información sobre  su linaje, remito al lector al capítulo dedicado a su hermano Miguel Ángel en este mismo blog: http://www.torrelavegantigua.com/2016/02/ostenemos-que-remontar-hasta-1753-para.html
[2] Como así consta en su partida de defunción.
[3] Y no en Torrelavega en 1884, como afirma erróneamente José L. Ruiz Perales en el libro Cien años del Servicio Médico Solvay, Barreda-Torrelavega, 2004.
[4] Nacida en Cuba y fallecida el 19 abril 1941. Fue una  lectora voraz.  Casada con  Manuel María de León y Muniesa, fallecido el 2 de enero de 1968. Ambos reposan en el panteón de Argumosa en Geloria, como también su hija, Mª Luisa de León y Argumosa.
[5] Nacido en Torrelavega el 6 de septiembre de 1885. A los cuatro días  bautizado en la iglesia de la    Consolación. Libro 13 Bautizados Torrelavega (1835-1890), folio 216. Médico y buen pintor, contrajo matrimonio con María de la Encarnación Valdés Pariente, la cual, tras enviudar, ingresó en la orden religiosa de las Salesas Reales. Roberto de Argumosa y Argumosa falleció a los 29 años, el 14 de enero de 1915. Libro 12 Difuntos Torrelavega folio 220 vto. Tenemos aquí el caso de dos hermanos casados con dos hermanas, ya que la esposa de Miguel Ángel de Argumosa y Argumosa fue Juana Valdés Pariente.
[6] Nació en Madrid en 1886 y falleció en Torrelavega el 11 de octubre de 1918.
[7] Nacida en Torrelavega  el 1 mayo 1884. Fue bautizada en la iglesia de la Consolación a los cinco días. Libro 12 Bautizados Torrelavega (1835-1890), folio 147 vto.
[8] Ver blog http://www.torrelavegantigua.com/2016/02/ostenemos-que-remontar-hasta-1753-para.html
[9] Su madre, Dámasa Torroba, tuvo cinco hijos más: María, Saturnino, Benito, Felipe y Sara.
[10] Bolado, Nieves: "De cierro a cenobio". Diario Montañés, 19 de agosto de 2007.
[11] Libro 16 Difuntos Torrelavega, folio 116 vto.
[12] Nº 8, p. 21, 1958. Miguel Ángel de Argumosa Valdés  (1923-1966) nació en Torrelavega el día siete de noviembre de 1923. Estudió el Bachillerato en el Colegio de Nuestra Señora del Pilar de Madrid, como su hermano Germán. No cursó estudios universitarios. Autor de varias publicaciones poéticas e historiador de la poesía, especialmente la montañesa, fundó las revistas literarias Alma, Yedra y Piedralaves, así como la colección de libros "Conde Arnaldos".  Se casó con María del Carmen Martínez del Peral y Fortón. Falleció en Madrid, sin descendencia. Enterrado en el panteón de Geloria.
[13] Alcalde de Torrelavega en 1953. Le precedió Manuel Barquín Agüero y le sucedió Fernando Ortueta Quintanal.
[14] Libro 16 Difuntos Torrelavega, folio 116 vto.
[15] Registro Civil de Torrelavega, libro 73, folio 73, número 42.

sábado, 31 de marzo de 2018

Amancio Ruiz-Capillas del Castillo (1893-1936). La calle de la Estrella


       Amancio Ruiz-Capillas del Castillo     



En memoria de Tomás Bustamante Hurtado[1]

            Durante gran parte del primer tercio del siglo XX, Amancio Ruiz-Capillas del Castillo y la calle de la Estrella mantuvieron una relación muy estrecha. A los dos años de casarse, con 27 años, instala una zapatería que denominará Calzados Capillas. Era 1920 y el lugar escogido esta importante zona comercial, al lado de la Plaza Mayor. Siete años después, Tomás Bustamante Hurtado, con 7 años y huérfano de padre, entra a trabajar de pinche en este comercio  hasta su jubilación siendo gerente de la empresa. Años después, en 1930, Amancio Ruiz-Capillas abre en la misma calle un nuevo negocio, en esta ocasión, una mercería.
            La calle de la Estrella es una de las primeras calles de Torrelavega que se cita en las Actas Municipales. “Figura en el plano de 1852 y comunica la Plaza Mayor con la Plazuela del Sol y la calle Consolación”[2]. Parece ser que esta denominación se debe al hecho de que desde la Plazuela de la Estrella, donde finalizaba la calle con el mismo nombre, se podía divisar la Estrella Polar que hoy en día aparece dibujada en el suelo de ese lugar. Al lado florece otro importante comercio, el de Gabino Teira. En 1921 por un acuerdo municipal, correspondiente al día 1 de julio, el Consistorio Municipal cambia el nombre de la calle por el de Martínez y Ramón, en honor al escritor, poeta y abogado torrelaveguense José María Martínez y Ramón.
Nos tenemos que remontar hasta el siglo XVII para encontrar, al norte de la provincia de Burgos, a los primeros Ruiz Capillas. Serán los orígenes de este inquieto comerciante, cabal convecino, comprometido con lo que él creía que era lo más justo y que por la irracionalidad de unos, su vida se ve truncada a muy temprana edad.
         El apellido Ruiz-Capillas[3] se distribuye, los últimos  400 años, por todo el norte de la actual provincia de Burgos para, posteriormente, extenderse  por la antigua provincia de Logroño hasta llegar a Torrelavega, a principios del siglo XX, con motivo de una plaga agrícola.
A mediados de 1600 vivía en la aldea de Pomar, perteneciente a la antigua provincia  de Burgos, Mateo Ruiz-Capillas. Este burgalés contrae matrimonio con María de la Cruz Ruiz Trechuelo. De esta unión nacerá, el día 23 de diciembre de 1665, y en esta misma aldea, Andrés Ruiz-Capillas que se casa en primeras nupcias con María López. Fallecida su primera mujer se esposará en el pueblo de Quintana de la Cuesta con su segunda mujer, Catalina de Pereda, el día 2 de mayo de 1695.  Uno de sus hijos, al que pondrán el mismo nombre que su padre, será bautizado en la iglesia del lugar de Casares, siempre en la provincia de Burgos, donde  nace, el día 25 de julio de 1707. Es el tatarabuelo de Amancio Ruiz-Capillas del Castillo, nuestro comerciante.
            Andrés Ruiz-Capillas Pereda se casa también dos veces. Este hecho, como iremos viendo  es frecuente en esta familia. En primeras nupcias lo hará en el lugar de Cebolleros con María Vélez de Angulo el día 18 de enero de 1738. Muerta esta y en segundas nupcias se casará  con Juana San Martín, el día 17 de diciembre de 1760 en Extramiana, como los anteriores lugares perteneciente a la provincia de Burgos.
            De esta unión nacerá[4] el  bisabuelo de nuestro biografiado, José Ruiz-Capillas San Martín. Lo hace en Oña el día 2 de abril de 1761. Este último lo complicará aún más, porque se casará nada menos que en tres ocasiones siendo su tercera mujer Manuela Gómez de la Fuente con la que tendrá, en 1820 a León Ruiz-Capillas de la Fuente, el abuelo paterno de nuestro comerciante. Además José Ruiz-Capillas tuvo a Tiburcia[5], José Benigno, Mercedes, Florentino y Manuela[6].
            Siempre han sido los Ruiz-Capillas, con guion o sin guion, muy prolíferos. El bisabuelo de Amancio, José Ruiz-Capillas San Martín, tuvo seis hijos. Su abuelo León Ruiz-Capillas de la Fuente, nueve. Su padre, Leopoldo Ruiz-Capillas González  tuvo doce hijos y por último Amancio Ruiz-Capillas Castillo cinco hijos.
            León Ruiz-Capillas (n.1819), abuelo de nuestro biografiado, se casará con Olalla González y tendrán por hijos a León, Román, Juana, José Manuel, Saturnina, José, Miguel, Joaquina y Leopoldo que será el padre de Amancio Ruiz-Capillas.



     Firma autógrafa de León Ruiz-Capillas   



            León Ruiz-Capillas Gómez, fue una persona afortunada, recibió buenas herencias. Juan Diez y Mediavilla era por entonces cura beneficiado de la villa de Oña. A su muerte, como así consta en su testamento, son sus sobrinos  los que reciben la herencia que ascendía a la cantidad de 84.000 reales de vellón. Los afortunados fueron los hermanos Ruiz-Capillas: León, Florentino, Nicomedes, Manuela y Tiburcia. Para entonces José ya había fallecido.
            Su hermano Florentino se había casado con Benita Rojas González[7] (1814-1882) que era natural de Poza de la Sal. Al fallecimiento[8] de Florentino Ruiz-Capillas en Oña el día 12 de abril de 1873, esta señora  se casará, en segundas nupcias, con Santiago Pérez y Pérez[9] que era natural de Oña. El matrimonio no tuvo sucesión.
            Esta buena señora falleció en la villa de Oña el día 5 de marzo de 1882 y su segundo esposo, Santiago Pérez y Pérez, lo hará nueve meses después, el 17 de diciembre de 1882. Al no tener descendencia, como hemos dicho anteriormente, son los hermanos de Florentino Ruiz-Capillas Gómez a los que les corresponde la hijuela. Es decir a Nicomedes, Manuela, Tiburcia, José y León Ruiz-Capillas Gómez.
            Doña Benita y su segundo marido, unos meses antes de morir, fueron al notario del pueblo de Frías, Víctor Ruiz-Capillas, para hacer el testamento[10]. El reparto fue fácil y les correspondió a los Ruiz-Capillas vivos, dejando una parte de sus pertenencias a personas de su entorno[11].
            Pasado año y medio, el día 17 de abril de 1883, los afortundos acuden al despacho del notario[12] de Oña, Placido Alonso Ojeda, para recibir la hijuela. Se personan León Ruiz Capillas Gómez de sesenta años de edad, casado, propietario y vecino de Oña;  su hermana Tiburcia de 56 años asistida por su esposo el farmacéutico de esta Villa, Tomás Ruiz Capillas y Fernández Carranza[13]; y por último Elisa Sánchez Covisa y Ruiz Capillas, de 28 años de edad, soltera, propietaria y vecina de este lugar. Elisa era hija de Manuela Ruiz Capillas y Gómez que ya había fallecido[14]. Hay que señalar que León Ruiz Capillas Gómez compró la parte de la herencia que le correspondió a su hermano Nicomedes, aumentando de esta manera la extensión de sus viñas.
            A León Ruiz Capillas le correspondió aparte, de una cantidad en metálico, varias fincas. Citaremos para hacernos una idea algunos ejemplos. Una viña en el término de la Presa de 16 celemínes; otra viña en Indiavova de “cuatro obreros”; en la Vega una heredad de 12 celemínes; en Valdeperros otra heredad de una fanega y 27 celemínes; en la Lobera una heredad de 5 celemínes; en Maza la mitad de una era de trillar de seis celemínes; en la Industia una heredad de nueve celemínes y en el rosal una viña de “10 obreros”.
            Y por último, León Ruiz-Capillas y su hermano Nicomedes[15] recibieron la herencia de sus padres. Consiguieron  las siguientes propiedades:

                               Heredad                               La Presa                                   16 celemínes
                               Viña                                     Indiavova                              cabada 4 obreros
                               Heredad                               Vega                                         21 celemínes
                               Heredad                               Valdeperros                              31 celemínes
                               Viña                                      Hoyo                                       3 celemínes
                               Heredad                                Lovera                                    5 celemínes
                               Heredad                               Heria                                        4 celemínes
                               Heredad                               Nava                                        4 celemínes
                               Heredad                               Billa                                         4 celemínes
                               Hera                                    Campo                                      3 celemínes
                               Finca                                   Puente                                      3 celemínes
                               Heredad                              Barco                                        8 celemínes
                               Heredad                              Valdeperros                              1 fanega

            Además obtuvieron una casa en Oña, en el número once, situada en la Plaza de la Constitución[16].  Otra, situada en el número 8 de la Plaza del Convento,[17] y una tercera que estaba ubicada en el número 17 de la calle del Pan también en Oña[18].
            Tantas propiedades que requerían una justa trasmisión. Hizo León Ruiz-Capillas Gómez  un primer testamento el 25 de octubre de 1887. Cuatro años después, el 19 de noviembre de 1891, le desecha y con Ramón de la Riva Fernández, notario de Burgos y vecino de Briviesca, redacta uno nuevo en la villa de Oña[19]. Contaba por entonces con 71 años y ya se encontraba viudo. Su mujer Olalla González había fallecido, lo mismo que sus padres José Ruiz-Capillas y Juana González.
            Heredan todos sus hijos, José, Miguel, Joaquín, Manuel, Juana, Saturnina y Leopoldo, padre de nuestro biografiado, a partes iguales “saliendo algo favorecidas” sus dos hijas por tener, en los últimos años, una mayor dedicación con su padre. También quiso favorecer a su nieto favorito, León Pérez Ruiz-Capillas, “como recuerdo y singular cariño”. Era hijo de su yerno José Pérez García a quien nombra albacea junto a su hijo pequeño Leopoldo Ruiz-Capillas González.

            Leopoldo Ruiz-Capillas González (1854-1947), padre de nuestro biografiado, había nacido en Oña. Además vivió en Villarcayo, en Burgos capital y en San Vicente de la Sonsierra. Abandona esta villa, en los primeros años del siglo XX, para instalarse en Torrelavega. Dejó San Vicente de la Sonsierra después de la importante plaga de Filoxera[20] que asoló las vides de aquellas tierras de la provincia de Logroño.



  Leopoldo  Ruiz-Capillas y su mujer Juliana del Castillo y familia. La foto está hecha en la casa que tenían los Sañudos en la calle Consolación que después vendieron a la Real Compañía Asturiana de Minas. 


         En la foto aparecen de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo a los siguientes componentes: Francisco Rodríguez; María Jesús Ruiz-Capillas, Leopoldo Ruiz-Capillas; Carmen Gutierrez y su marido Amancio Ruiz-Capillas; Aurora Sañudo; José (Joselín) Ruiz-Capillas; Fernando Sañudo; Luis Ruiz-Capillas y Inocencia de Román. Debajo de Carmen Gutierrez y Amancio Ruiz-Capillas dos niñas Aurora y Margarita Sañudo Ruiz-Capillas. Entre estas dos, José María Ruiz-Capillas Gutiérrez. En la fila de abajo: Luis Ruiz-Capillas; Leopoldo Ruiz-Capillas; Carmen Bolado, su hija Sara; Juliana del Castillo; Antonio Rodríguez y sentado delante de él Arturo Ruiz-Capillas Gutiérrez; Leopoldo Ruiz-Capillas y entre sus piernas, Rosa Rodríguez; Sara Ruiz-Capillas; Carmen Ruiz-Capillas (Curra) y Ángel Rodríguez. 


                  En Villarcayo conoce a la que más adelante será su mujer, Juliana del Castillo Orcajo. La novia y madre de nuestro comerciante, nació en Burgos el día 16 de febrero de 1868 en su domicilio familiar, en el número siete bajo de la Plazuela de San Juan. A los tres días fue bautizada[21] por el Abad de Burgos en la iglesia parroquial de San Lesmes[22] en la capital burgalesa. 



   Partida de bautismo de Juliana del Castillo Orcajo


               Era hija de Juan del Castillo del Barco, de profesión Caldedero y natural de Nuez de Abajo (Burgos) y de Nicolasa Orcajo Mariscal que nació en Vivar del Cid. Nieta por vía paterna de José del Castillo y Catalina del Barco naturales de Nuez de Abajo. Y por línea materna de Andrés Orcajo, natural de Burgos y de Dionisia Mariscal[23] nacida en Arcos.
            Tuvo el matrimonio nada menos que 12 hijos de los que solo vivieron ocho. Cinco varones: Arturo[24], Luis, Benjamín, Leopoldo y Amancio y  tres mujeres: María Jesús, Sara y Aurora.
            Esta última, Aurora Ruiz-Capillas del Castillo (1889-1976) se casará con Fernando Sañudo Solórzano[25] (1883-1942) en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el día 9 de septiembre de 1912. 



 Aurora Ruiz-Capillas  del Castillo



            Tuvieron tres hijos: Margarita, Aurora y Leopoldo. El novio era hijo de Juan Bautista Sañudo Abascal, con fábrica de calzados en la calle Argumosa, y de Margarita Solórzano García. Fernando comenzará a trabajar en la fábrica de zapatillas y almadreñas de su padre que estaba situada en la Llama. Fallecido su progenitor y, tras separarse de su hermano Santiago[26], montó su propia fábrica de zapatillas bajo la marca Efese. La factoría estaba situada en la calle Consolación que corresponde en la actualidad con los números 23 y 25. En 1953 Aurora Ruiz-Capillas que ya estaba viuda decreta la liquidación y el cierre de la empresa. 


     Fernanado Sañudo Solórzano 

            Posteriormente en este solar se construirá un edificio[27] de viviendas que dura hasta nuestros días. Aurora Ruiz-Capillas pintó un emblemático cuadro de los antiguos campos del Malecón, donde juega la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega.
         Su otra hija, Sara Ruiz-Capillas del Castillo, se casará con Jose María Cuevas. Vivieron en Mataporquera, provincia de Santander, desde donde su marido suministraba carbón a Altos Hornos de Vizcaya. El matrimonio no tuvo hijos hasta que adoptaron a una niña llamada Juana, conocida en la familia como Kiki, que en la actualidad vive en Alar del Rey. 



Sara Ruiz-Capillas del Castillo


            Y por último, su tercera hija, María Jesús Ruiz-Capillas del Castillo que nace el 3 de agosto de 1903 en San Vicente de la Sonsierra, se casará con Francisco Rodriguez Solana,[28] que para entonces ya había vuelto de su experiencia Cubana. “Paco tirantes” con tan solo 10 años emigra a Cuba para trabajar en la fábrica de zapatos y zapatillas propiedad de un tío suyo. Tras años de incansable esfuerzo y con su dueño en avanzada edad, compra la fábrica. En 1919 decide venderlo todo y volver a España. Llega a Torrelavega y es aquí donde conoce a la que va a ser su mujer. 



María Jesús Ruiz-Capillas del Castillo



           Se instala en la Plazuela del Sol después de comprar a su suegro, Leopoldo Ruiz-Capillas, parte de su negocio de licores y aguardientes. Existía en España un aguardiente muy conocido denominado “Anís del Mono”. En su anagrama aparecía un mono que cogía en una de sus manos una botella de anís. Francisco Rodríguez ideó una alternativa. Comercializó en su fábrica su propia marca: “Anís del Coco”. En este caso aparecía el mono con el fruto del cocotero. Tuvo el matrimonio cinco hijos: Luis, Ángel, Antonio, Rosa y María Jesús. 
            Dos de los ocho hijos de Leopoldo Ruiz-Capillas, Arturo y el propio Amancio, emigran a Argentina, concretamente a Bahía Blanca. A Amancio no le debió gustar mucho aquello porque en unos meses retornó a su origen. Su hermano se quedó en aquel país donde se casó con una argentina, Rosa Espineira Díaz. Hizo fortuna con el cultivo de cereales. 



  Arturo Ruiz-Capillas del Castillo con su mujer en Buenos Aires


             Además, como su padre, era un buen disecador al que le gustaba mucho la caza. Fue miembro de la Sociedad Ornitológica de Argentina y varios de sus trabajos fueron expuestos en Londres y  Berlín. Falleció en aquel país, oficialmente de un accidente de caza.
         Otro de sus hijos Luis Ruiz-Capillas del Castillo se casará con una burgalesa, Inocencia de Román, que fallecerá a los pocos años de contraer matrimonio.


  Luis Ruiz-Capillas del Castillo 


             El siguiente hijo, Leopoldo Ruiz-Capillas del Castillo se casará con Carmen Bolado. Murió en Madrid defendiendo el Cuartel de La Montaña en el mes de julio de 1936. Leopoldo nació en San Vicente de la Sonsierra el 31 de marzo de 1907. Fue jugador de la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega. Tuvieron una hija llamada Sara. Y por último Benjamín Ruiz-Capillas del Castillo, al que llamaban Joselín.
            Los que conocieron a Leopoldo R. Capillas, que era así como rezaba en sus membretes, dicen de él que fue un hombre emprendedor y eficiente. En sus comienzos vinatero, llegando a reunir gran cantidad de viñas. Algunas las heredó, como hemos ido viendo, y otras las compró.  Embotelló vino con la marca “Sierra Cantabria”, bodega que acabó vendiendo a unos vinateros Vascos. Más adelante, instaló  una  importante fábrica de conservas vegetales en San Vicente de la Sonsierra que se denominaba “Liga. La acreditada de Oña” donde se elaboraban conservas de tomate “al natural” muchas de las cuales iban para la exportación.




  Publicidad de la fábrica de conservas de Leopoldo Ruiz-Capillas del Castillo 

                                               
            También contó en San Vicente de la Sonsierra con una importante destilería, actividad muy ligada a esta familia. Su tiempo libre lo dedica a su gran afición, la caza del jabalí, que abundaba mucho por aquellas zonas y también era un experto taxidermista.
            A principios del siglo XX y antes de trasladarse a vivir a Torrelavega, Leopoldo Ruiz-Capillas González vivía, como ya hemos dicho, en San Vicente de la Sonsierra. Anteriormente vivió durante el último decenio[29] del siglo anterior, en Burgos y es allí donde nace su hijo Amancio. La hermana de Leopoldo Ruiz-Capillas, Saturnina, tenía un comercio de géneros[30] en Oña. Vivía en el número dos en la Plaza del Mercado en una casa[31] con piso bajo, dos alturas y desván. Cuando Saturnina todavía era joven, con 33 años, soltera,  sin hijos y en cama por enfermedad, quiso “ordenar las cosas temporales”. Hizo testamento el día 9 de febrero de 1894 ante el notario de Briviesca Ramón de la Riva. Dos meses después, el día 10 de abril de 1894, fallecía en esta villa de Oña de donde era natural.



Firma autógrafa de de Leopoldo Ruiz-Capillas 


            Nombró heredero a su hermano Leopoldo aunque no se olvidó del resto de la familia. Pide a su hermano, que a su prima Andrea Elisa Sánchez Covisa “por los buenos servicios y por el cariño que la profesa, le regale un vestido para que  guarde luto. “De buen merino y hecho a gusto de aquella, y si ella no le quiere de luto que se le haga a su gusto y de la tela que ella quiera”. Y a su sobrina María Pérez 75 pesetas “por haberla sacado de pilas”[32]. Pasados los años, el 6 de junio de  1905, Leopoldo Ruiz Capillas González, acude a Oña en compañía  del abogado y notario  Marino Melchor y Arnaiz, con residencia en Busto de Bureba del partido de Briviesca. Van a sustanciar el testamento[33] que hizo su hermana  Saturnina Ruiz Capillas  González.
            De su padre, León Ruiz Capillas, Saturnina habían heredado varias fincas y otras que adquirieron después. Dejó  a su hermano Leopoldo la mitad de una tierra sita al pago de la Nava o Manzanal, de seis celemines de sembradura; la mitad de una heredad de diez celemines de sembradura y “ocho obreros de cavadura” situada al pago de la Presa; dos fincas en Valdeperros, una de dos fanegas y media y otra de diez celemines, ambas de sembradura; una era de trillar de dos celemines “al lado de Maza”; una viña en la Pineda de “ocho obreros de cavadura”, con árboles frutales; una tierra en la Quebrantada de una fanega; la vigésima parte de un Lagar de exprimir uva sito en un local en la calle del Mercado, y una tierra al pago de Sotillos de un celemín.

            En el verano de 1901 Leopoldo Ruiz-Capillas González, industrial y vecino de San Vicente de Sonsierra, compra la fábrica de Aguardientes[34]. Se la compra a su consuegro  Juan del Castillo Barco, industrial y vecino de Logroño. Bien debió negociar Leopoldo Ruiz-Capillas la compra, porque la adquirió por solo 3.000 pesetas. Un año antes se la había comprado Juan del Castillo a Leopoldo Lewin Auser que contaba con despacho en San Sebastián. La tasación realizada por este despacho ascendía a 11.034 pesetas.



  Fábrica de conservas en ruinas en San Vicente de la Sonsierra


            La fábrica estaba situada en la calle Mayor de este pueblo que contaba con poco más de 2.600 habitantes, y distaba aproximadamente 38 kilómetros de la capital. “Ocupaba una superficie de 18 áreas y 19 centiáreas. Además disponía de una caldera bitubular o generador de vapor de 1 metro y 20 centímetros de diámetro, y un recipiente cilíndrico de plástico para calefacción de un metro de diámetro por dos de largo. Contaba con un refrigerante, montado sobre un cono de madera de pino[35], compuesto por una caldera de hierro[36]. Más de 80 metros de tubería de hierro, caños de hierro, llaves de paso y 7 tinajas de madera de pino del Norte de América con siete caños cada una y una capacidad de 11 litros”. Pocos años después Leopoldo Ruiz-Capillas González,  antes de irse a vivir definitivamente a Torrelavega, vende su fábrica de aguardientes[37]. La transacción se realiza el 14 de mayo de 1908 en Haro y el comprador un vecino suyo, Modesto Bengoa Pérez[38].
            Ya hemos visto que la relación de esta familia con los aguardientes no corresponderá exclusivamente a esta rama familiar. La línea materna de nuestro biografiado también tuvo otra fábrica de estas características. Me estoy refiriendo a Bonifacio del Castillo Orcajo, con fábrica de aguardientes en Cenicero, población situada a 20 km de Logroño y que contaba en aquellos años con aproximadamente 2.500 habitantes. Estaba situada a las afueras del pueblo en el paraje conocido como Ribera del Ebro. Curiosamente, a su lado había otra fábrica de aguardientes, la de Manuel del Campo Salazar.
         A Bonifacio del Castillo se la había vendido su padre Juan del Castillo Barco que vivía en Burgos, por 6.500 pesetas. El patriarca había adquirido esta fábrica de aguardiente, con  una extensión de 1.320 pies, a los hermanos Melchor y Prudencio Sáez por 4.500 pesetas[39].
            Antes de marchar de San Vicente de la Sonsierra a vivir a Torrelavega, Leopoldo Ruiz-Capillas decide vender. La tasación de la fábrica de aguardientes de San Vicente se realiza en 1901, y es el despacho de San Sebastián de Leopoldo Lewin el que hace la venta. Los edificios ocupaban una superficie de 18 áreas y 19 centiáreas y fueron valorados en 7.719 pesetas. Además, cuantificó una caldera bitubular o generador de vapor de 1 metro y 20 centímetros de diámetro y un recipiente cilindrico de plástico para calefacción de un metro de diámetro por dos de largo. Un refrigerante, montado sobre un cono de madera de pino de un metro treinta centímetro de diámetro por uno sesenta de alto, compuesto por una caldera de hierro de un diámetro de un metro y veinte centímetro de diámetro con un serpentín de cobre de 2 y media vueltas de 10 centímetros de diámetro y otros doce de cuatro centímetros. 80 metros de tubería de hierro, caños de hierro, llaves de paso, etc. 7 tinajas de madera de pino del Norteamérica con siete caños cada una y una capacidad de 11 litros. Otra tina de madera de pino del Norte de América con 11 caños. Y otra cuba de madera del mismo material empotrada en el suelo. Todo arrojaba un valor que ascendía a 11.034 pesetas.
             La plaga de las vides, que afectó a toda España, fue el motivo por el cual abandonaron San Vicente de Sonsierra. La Filoxera entró en la provincia de Logroño con el cambio del siglo XIX al XX, y pese a todos los esfuerzos, este insecto parecido a un pulgón, acabó con todas las vides. Una vez destruidas no quedaba más remedio que esperar dos años para una nueva plantación y alguno más para recoger una buena cosecha. Esta circunstancia hizo qué Leopoldo Ruiz-Capillas González llegue[40]  a Torrelavega, donde ya vivía parte de su familia, junto a su mujer y sus ocho hijos sobre 1907. Se instalan en el Boulevard Demetrio Herrero, en la esquina con la calle Julián Ceballos[41]. Era un amplio local donde se vendían vinos, licores y aguardientes a granel. Muchas de estas existencias las  había traído cuando cerró la empresa de San Vicente de la Sonsierra. Tenía una marca registrada que comercializaba bajo la denominación de “Anís del corzo”.



Membrete de la fábrica de Aguardientes y licores de Torrelavega


            Como ya hemos citado, el interés por el negocio de destilerías era muy común en esta familia. Su suegro, Juan del Castillo del Barco[42], tenía también otra fábrica de aguardientes en Aldeberria y otras muchas cosas más. Alcanzaba la fábrica una superficie “de 1.600 metros cuadrados y de un solo piso,” en la jurisdicción de Alcanadre, perteneciente a la antigua provincia de Logroño. Era el propietario, junto a su socio Francisco del Camo Lacor[43]. La habían comprado a partes iguales a Manuela Vallejo Moreno[44] en 1892. A la izquierda de la fábrica Juan del Castillo y del Barco  tenía una bodega para “colocar las prensas y las cubas”. Estaba situada en la parte norte del pueblo, y se la compró a Domingo Rojo que era el dueño de la “Bodega Rojo” que era así como se llamaba.
               

            Juan del Castillo Barco (1834-1917) nació[45] en 1834 en el pueblo de Nuez de Abajo en la provincia de Burgos. El apellido del Castillo está ligado al oficio de Calderero. Además, Juan del Castillo Barco, suegro de nuestro biografiado, era propietario de una fábrica de aguardientes, concretamente  en la jurisdicción de Alcamadre y también de una bodega[46]. Tuvo tres hijos  Juan del Castillo: Bonifacio, Antonio y Juliana, Esta última será la madre de nuestro biografiado, Amancio Ruiz-Capillas. Bonifacio del Castillo Orcajo fue alcalde de Torrelavega de 1924 a 1926. Nació[47] a las 11 y media de la mañana del 30 de agosto de 1872 en la capital de Burgos un niño al que pusieron los nombres de Bonifacio, Pedro y Félix. A los pocos días fue bautizado[48]. Sus padres Juan del Castillo del Barco que era calderero de profesión, había nacido en Nuez de Abajo de la provincia de Burgos, y Nicolasa Orcajo Mariscal que lo había hecho en Vivar del Cid.  Vivían sus padres en el número 7 de la Plaza de San Juan en Burgos. Al día siguiente de su nacimiento, a las 11.30 de la mañana, es registrado su nacimiento  ante el Juez municipal del Juzgado[49] de  Burgos Nicolás Iglesias.
            Se casó Bonifacio con Concepción Sañudo Solórzano (1886-1978). Ella era la hija pequeña de Juan Sañudo Abascal y  Margarita Solórzano García, propietarios de una fábrica de zapatillas en la calle Argumosa de Torrelavega. Además de Concepción este matrimonio tuvo a Santiago[50] y Fernando[51]. Los dos relacionados directamente con la fabricación de zapatillas y alpargatas en nuestra ciudad. El último hijo de Juan del Castillo, Antonio del Castillo Orcajo[52] (n. 1873), emigró a Buenos Aires, Argentina, donde se quedó a vivir.
            Falleció[53] Juan del Castillo en Logroño el día 18 de agosto de 1917 a los 83 años de edad. Ocho años antes, en 1909,  hizo su testamento[54]  cuando vivía en el pueblo de Cenicero, provincia de Logroño. Tenía muchas posesiones,[55] tanto en la provincia de Burgos como en la de Logroño.  Fincas en Las Celadas que fueron adjudicadas a su hija Juliana; la fábrica de aguardientes en Cenicero y varias fincas en Nuez de Abajo que le correspondieron a su hijo Bonifacio; y por último, la bodega y la fábrica de aguardientes en Alcamadre fueron para su tercer hijo Antonio. Además, poseía inmuebles en Nuez de Abajo, en las Celadas y en Zumel que fueron valoradas. Dejó escrito en su testamento[56] que “mejoraba en un tercio de sus bienes a su hijo Bonifacio”, aunque este renunció al hacer las particiones.
            Cuando muere Juan del Castillo, todas las propiedades las heredaran su viuda Nicolasa Orcajo Mariscal, que por entonces ya tenía 77 años, y sus tres hijos, Bonifacio, Antonio y Juliana, madre de nuestro biografiado. Heredan la fábrica y la bodega anteriormente descrita y  muchas cosas más. Sobre todo viñas que se extendían por otros pueblos de la  provincia de Logroño: Celadas,  Zumiel y Nuez de Abajo principalmente. En este último pueblo era propietario de la mitad de una casa situada en el número 4 de la Plaza Mayor, y en Zumiel de una participación en un Molino veraniego. Para hacernos una idea doy a conocer alguna de estas propiedades.


          Termino                                           Lugar                                       Medida
          Nuez de Abajo                                  Arriandero                                 7 celemínes
          Nuez de Abajo                                  Cruz Cornales                            5 celemínes
          Nuez de Abajo                                  Pedregón                                    8 celemínes
          Nuez de Abajo                                 Caravas                                       5 celemínes
          Nuez de Abajo                                 Ciudad vieja                                5 celemines
          Nuez de Abajo                                 Arroyo Capellanía                       8 celemínes
          Nuez de abajo                                  Bario Bajero                               ½ una trilla
         Nuez de Abajo                                  Entreloscios                                ¾ 14 celemines
         Nuez de Abajo                                 Hospitalería                                 ½ fanega
         Nuez de Abajo                                 Vega[57]                                      6 celemínes
          Celadas                                            Pozo Blanco                               11 celemínes
          Celadas                                            Cabrada                                       8 celemínes
          Celadas                                            Calleja de Tobares                       4 celemínes
         Celadas                                             Cinchullo                                     4 celemínes
         Celadas                                             Nogarcia                                      5 celemines
         Celadas                                             Quintana                                      9 celemínes
         Celadas                                             Tobares                                        1 celemín
         Celadas                                             Arenal                                          4 celemínes         
         Celadas                                             Ojal                                              6 celemínes
         Celadas                                            Matagrande                                   5 celemines
         Celadas                                            Sotorocin                                  1 fanega y 2 celemínes
         Celadas                                            Barrios                                          6 ½ celemínes
        Celadas                                             Hoya                                         1 fanega y ½ celemín
        Celadas                                             Menudiez                                  1 fanega y 1 celemín
        Celadas                                             Campillo                                      12 ½ celemín
        Celadas                                             Boganes                                        24 celemínes
        Celadas                                             Serna                                         2 fanega y 11 celemínes
        Celadas                                            Orguilla                                          19 celemínes
        Celadas                                            Pozo Blanco                                   4 ½ celemínes
       Celadas                                            Traillano                                          6 celemínes
       Celadas                                            Marcos                                             6 celemínes
       Celadas                                            Vargas                                              5 celemínes
       Celadas                                            Fresnillo                                          8 celemines
       Celadas                                            Cruz de la Fuente                            16 ½ celemínes
       Celadas                                            Retortilla                                         5 celemínes
       Celadas                                            Aguachales                                      5 celemínes
       Celadas                                            Velarde                                            16 celemínes
       Celadas                                            Fresnillo                                            6 celemínes
       Zumiel                                              Río Uzbel                                      Molino Harinero[58]
       Zumiel                                              Picón de la Repostera                      12 ½ celemínes
       Zumiel                                              Carrila                                        3 fanegas y 11 celemínes
       Zumiel                                              Valdementero                             1 fanega y 4 celemínes
       Zumiel                                              Zarzal                                              3 ½ celemínes
       Zumiel                                              Pinilla                                              11 celemínes
       Zumiel                                              Arroyo                                              22 celemines
       Zumiel                                              Carreballonosa                            3 fanegas y 11 celemínes
       Zumiel                                              Roma                                                12 celemínes
       Zumiel                                             Hagares                                              11 celemínes
       Zumiel                                             Alberguera                                         16 celemínes


                                                                             
            Su mujer Nicolasa Orcajo Mariscal (1811-1920) fallece en Torrelavega, el día 25 de mayo de 1920, a los 79 años de edad. Pocos días antes, el día 13 del mismo mes y año, hizo su testamento ante el notario de Torrelavega José María del Hoyo y Gutiérrez del Olmo[59]. Son los tres hijos los que heredan todos los bienes del matrimonio “por iguales partes”. Es Gerónimo del Castillo Vecino el que hace de cortador/partidor de todos los bienes de Nicolasa Orcajo.


Tomás Ruiz-Capillas Carranza. Boticario de Burgos y después de Oña. En 1853 instala una botica dentro del Monasterio Benedictino de Oña hasta la llegada de los Jesuitas en 1880.

                Con 77 años Leopoldo Ruiz-Capillas González decide vender a “su hijo político” Fernando Sañudo Solórzano[60], casado con Aurora Ruiz-Capillas del Castillo, el negocio que tenía en el número 8 del Boulevard de Torrelavega[61]. Para ello el 14 de mayo de 1931 deciden realizar el Inventario del “Negocio de Aguardientes y Gaseosas”. Esta denominación es la que aparece en los membretes de su empresa que ofrecía un activo de 69.046 pesetas y un pasivo de 92.520.
            Las existencias en el establecimiento eran importantes. Para darnos una idea con lo que se trabajaba en este tipo de fábricas destacamos: un bocoy padre, doce bocoyes, doscientos garrafones, cinco barriles nuevos, veinte barriles usados, un bocoy de moscatel, una bomba de trasegar y una camioneta Chevrolet. Además: 600 de alcohol de 96º, 430 litros de anisado, mil novecientos treinta de castilla de 90º, mil novecientos cincuenta litros de castilla de 45º, cuatrocientos de caña de 40º, cuarenta y ocho litros de coñac de 40º, noventa y seis de ron, treinta litros de anís, trescientos litros de alcohol desnaturalizado, noventa y seis de cazalla, ochenta litros de licores, ciento veinte de ginebra, moscatel, vino blanco, vinagre, vermut y treinta y dos litros de vino quinado. La venta la sellan mediante una escritura[62]  de compraventa que realizan en Villarcayo (Burgos) en la notaría de Eustaquio Laso y Bañares, el día 22 de enero de 1932.
            Cuando contaba 86 años, estando ya viudo, fallece[63] el día 10 de agosto de 1947 Leopoldo Ruiz-Capillas González, padre de Amancio Ruiz-Capillas, en la Plazuela del Sol de Torrelavega, en casa de su hija María Jesús. Al día siguiente fue enterrado en el cementerio de Geloria a donde acuden sus hijos, Aurora, María Jesús, Sara y Benjamín



Amancio Ruiz-Capillas con cuarenta años


            Su hijo Amancio Ruiz-Capillas del Castillo nace en Burgos el día 21 de diciembre de 1893. Pronto se traslada a vivir con sus padres y sus hermanos a la casa que tenían en la Plaza Mayor de San Vicente de la Sonsierra, en la antigua provincia de Logroño. En los primeros años del siglo XX llega[64] con su familia  a Torrelavega donde se instalan definitivamente. Es aquí donde estudia el bachillerato que compaginó con estudios de contabilidad que le valdrán, más adelante, para la gestión de sus  negocios.
            En el número 10 de la calle de la Estrella instala una zapatería, Calzados Capillas y posteriormente en esta misma calle una mercería[65]. Fue fundador del Tiro Nacional y colaborador de la revista Armas y Deportes. Llegó a ser en los años veinte Redactor Corresponsal de esta revista madrileña. Notable tirador ganó varios trofeos de tiro patrocinados por la Diputación de Santander.   Políticamente perteneció al sector de la falange que encabezaba su amigo Manuel Hedilla con línea directa con el político falangista José Antonio Primo de Rivera. Comprometido socialmente fue fundador y profesor de una pequeña escuela nocturna para hijos de obreros.
            Los que le conocieron le definen como una persona simpática, inteligente y comprometida con los más desfavorecidos. Junto a su amigo y vecino Luis Merino Padilla,[66], que tenía su comercio de telas y tejidos frente a la Zapatería Capillas, creó una pequeña escuela donde acudía nada más cerrar “la tienda”. Así era como se denominaba a la zapatería que regentaba en la calle de la Estrella, y en la que en su trastienda en estanterías se almacenaban los libros que empleaba en la formación de aquellos niños.




Carnet de corresponsal de la revista Armas y  Deportes


            Amancio, con calle propia en la ciudad, conoce a la que va ser su mujer Carmen Gutiérrez Alonso con la que se casa en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Torrelavega. La ceremonia religiosa oficiada por el cura presbítero[67] Filiberto de la Encina se celebra el día 22 de abril de 1918, por entonces contaba Amancio con 25 años. El matrimonio tuvo cinco hijos, José María[68], Arturo[69], Luis[70] y dos hijas más que permanecieron solteras, Carmen y Pilar.
            La novia era hija de Manuel Gutiérrez Fernández, un pasiego con un olfato especial para los negocios. Persona muy religiosa, hasta tal punto que cuando estuvo enfermo  mandó construir  frente a la cama  un altar, donde todos los día un cura de la parroquia de Torrelavega le decía misa. Su hijo mayor, Jose  Gutiérrez Alonso, fue un industrial con fábrica de zapatillas en Torrelavega. El suegro de Amancio era también ganadero, ligado a la cooperativa SAM. Fue teniente de alcalde  del Ayuntamiento, cofundador del Círculo Católico  y Carlista destacado.
            Aunque en el Libro de Difuntos[71]  de Torrelavega dice que “Amancio Ruiz-Capillas Castillo con 42 años fue sepultado en el cementerio de Geloria el día 8 de agosto de 1936, y “había fallecido por disparos de arma de fuego en la noche de los presentes”, es evidente que no es del todo cierto. Los hechos ocurrieron así:
            Desde un primer momento José Antonio Primo de Rivera quiso que el jefe de la falange de Renedo, Manuel Hedilla Larrey,[72] y el de Torrelavega, Amancio Ruiz-Capillas,  hicieran todo lo posible para que la provincia de Santander se pasara al bando de los sublevados. Era muy intensa la amistad entre estas dos personas. La contraseña escogida para esa operación, y guardada con celo, fue Covadonga.  No consiguieron su propósito. Un capitán de la Guardia Civil les traicionó. Amancio tuvo que esconderse en la fábrica de zapatillas de su cuñado José Gutiérrez, que se encontraba en la calle Joaquín Hoyos debajo de donde él mismo vivía. La situación se hizo tan insostenible que no les quedó más remedio que huir de Torrelavega. Junto a un amigo suyo, Pelayo Marcos, pretendieron llegar al Escudo donde se encontraban las tropas sublevadas. Salieron de noche vestidos con la típica blusa que llevaban los ganaderos. 



Pertenencias personales en el momento de fusilamiento    



              Se desplazaban en la oscuridad y por el día permanecían escondidos en parajes boscosos. Una brújula y un paquete de ideales les acompañaron en su huida.  Una noche de mucha niebla se perdieron  y llegaron equivocadamente a San Pedro del Romeral donde fueron detenidos, identificados  y llevados al cuartel de Alceda. Salieron en dos coches rumbo a Torrelavega y desde allí se dirigieron Suances. En la zona de los locos, concretamente en la Roca Blanca, en la Punta del Dichoso, fueron fusilados[73].
            Fue enterrado en este mismo lugar, allí permanecieron sus restos mucho tiempo. Solo le acompaño una cruz de piedra donde se podía leer: Amancio Ruiz Capillas. Caído en este lugar por Dios y por España, 8.8.36. Presente. Esta cruz y sus restos permanecieron hasta la urbanización de la zona. Fueron recuperados sus restos y llevados a la cripta de la iglesia de la Virgen Grande de Torrelavega, donde reposan. La cruz fue depositada en el cementerio de Geloria junto a otras tumbas de la familia. La guerra incivil trajo estas barbaridades en uno y otro bando. ¡Ojala no vuelva a ocurrir!



Cripta de la iglesia de la Virgen Grande





IMÁGENES PARA EL RECUERDO




Familia materna de los Ruiz-Capillas



Leopoldo Ruiz-Capillas




 Aurora Ruiz-Capillas 



Antonio del Castillo y su hija Emilia




Aurora Ruiz-Capillas del Castillo y Fernando Sañudo Solorzano




 Cruz de la tumba  de Amancio Ruiz-Capillas del Castillo



Carta de Antonio Ruiz-Capillas farmacéutico de Oña




           




[1] Padre del autor de este blog.
[2] Izaguirre, José; 22 calles de Torrelavega. Ayuntamiento de Torrelavega.
[3] Al principio este apellido Ruiz-Capillas lo formaban dos, Ruiz y Capillas. Más adelante se unirá en uno solo. Con objeto de una mayor simplificación nosotros desde el principio usaremos el apellido actual.
[4] Días después fue bautizado en Nofuentes.
[5] Permaneció soltera.
[6] Casada con José Colina, propietario y vecino de Oña.
[7] Era hija de Santiago Rojas e Ildefonsa González.
[8] Archivo Notarial. Notario Ramón y Cia., 28  agosto 1873. Florentino Ruiz-Capillas un año antes de su defunción hizo, el 19 de diciembre de 1872, testamento en Oña ante el notario José Traber y Franch.
[9] Era hijo de Antonio Pérez y Jacoba Pérez.
[10] Notario de Frias, Burgos, Victor Ruiz Capillas. P.N. del 8 agosto 1881.
[11] “A Catalina Vesga mujer del Guardia Civil Juan López Rico todas las ropas de uso interior de su cuerpo, como son vestidos, pañuelos, manteles, sayas, camisas y calzados y de todo ello otorgarán a Victoria Vesga una mantilla, dos sayas y cuatro camisas que fueran de su voluntad. A manuela Alonso una saya negra, a Teresa Pereda los vestidos usados hasta el fallecimiento”.
[12] Placido Alonso Ojeda notario de la villa de Oña, 17 abril 1883.
[13] De 54 años de edad y con botica en la villa de Oña.
[14] P.N. 2 agosto 1879.
[15] Nicomedes Ruiz Capillas y Gómez, mayor de edad, casado comandante del Regimiento de Infantería de Sevilla número 33 en operaciones en esta provincia de Navarra.
[16] Planta baja y dos pisos de 70 metros cuadrados de superficie
[17] Planta baja y dos pisos de 37 metros cuadrados de superficie.
[18] Planta baja y dos pisos con patio cueva de 251 metros cuadrados de superficie.
[19] Archivo familiar. Protocolo Notarial número 10.  Testamento de León Ruiz-Capillas.
[20] Insecto parecido al pulgón, pero más pequeño y de color amarillento, que ataca las hojas y los filamentos de las raíces de la vid; se multiplica con rapidez y forma plagas que pueden destruir en muy poco tiempo grandes zonas de viñedos; es originario de América del Norte.
[21] Fueron sus padrinos Gregorio del Castillo, tío de la niña, soltero, estudiante de Teología y natural de Nuez de Abajo y Tecla Angulo, soltera y natural de Mansilla de Burgos.
[22] Tomo 16 Bautizados Parroquia de San Lesmes, 268 vto.
[23] Registro Civil Burgos. Tomo 100, folio 89.
[24] Nacido 12 enero 1888 en Burgos.
[25] Nació en Torrelavega, el día 29 de mayo de 1883. Para más información ver el blog http://www.torrelavegantigua.com/2012/08/fernando-sanudo-solorzano-1883.html
[26] Para más información ver http://www.torrelavegantigua.com/2012/04/santiago-sanudo-solorzano.html
[27] En el número 24 estuvo instalada en el primer piso la Biblioteca Municipal. En el segundo piso derecha vivía el médico Federico Peraita, en la izquierda un hijo de Aurora, Leopoldo Sañudo Ruiz-Capillas. Y en tercero derecha, mi padre Tomás Bustamante Hurtado y en el izquierdo, otra hija de Aurora, Margarita casada con el vinatero Luis Compostizo.
[28] Era natural de Castañeda. Falleció el 26 de enero de 1973.
[29] Cuando muere su hermana Saturnina vivía en Burgos capital.
[30] Que procedían de Don Eladio Escudero, Don Rufino Marín, Viuda de Alamo, Juan Zamora y los Señores hermanos de Martinez.
[31] Valorada en 3.500 pesetas.
[32]  Fue madrina de bautismo.
[33] Escritura número 51 perteneciente a la familia Ruiz-Capillas.
[34] Archivo familiar. Eduardo Casuso, notario de Logroño. Compraventa número 212 de 18 de julio de 1901.
[35] De un metro treinta centímetro de diámetro por uno sesenta de alto
[36] De un diámetro de un metro y veinte centímetro con un serpentín de cobre de 2 y media vueltas de 10 centímetros de diámetro y otros doce de cuatro centímetros.
[37] Archivo familiar. Compra-venta. Escritura número 128, tomo 44, rollo120. Ignacio Ansuátegui y Arteta, abogado y notario con residencia en Haro.
[38] También vivía en la calle Mayor de San Vicente de Sonsierra.
[39] Certificación finca de Bonifacio del Castillo Orcajo. Registro de la propiedad de Logroño. 20 julio 1920. Registrador de la propiedad de Logroño José Mena y García, doctor en Derecho, licenciado en Filosofía y Letras, ex notario electo de Sevilla y abogado en ejercicio en Utrera y Burgos.
[40] Aparece por primera vez en las “Matriculas de la Industria y del Comercio” en 1910 en el Archivo Municipal de Torrelavega. Por eso pienso que llegará unos años antes.
[41] Calle dedicada en honor del militar y alcalde de Torrelavega Julián Ceballos y Campuzano. Ver http://www.torrelavegantigua.com/2015/10/julian-ceballos-y-campuzano-1816-1876_10.html.
[42] Protocolo Notarial número 143. Notario de Torrelavega Tomás Vélez García.
[43] Era vecino de Cenicero, La Rioja.
[44] Según costa en escritura otorgada en Calahorra, tomo 9º del ayuntamiento de Alconadre, folio 244, finca nº 977.
[45] Según tu testamento.
[46] Escritura de adjudicación de bienes. Notario Eustoqui Laso Bañares, abogado y notario de Villarcayo. 1 marzo 1921. Los bienes inventariados 5.0625 pesetas
[47] Fue registrado en el Civil de Burgos el 31 agosto 1872. Fueron testigos, Emiliano de Quevedo y Val natural de Villahoz y Isidoro Santa María y Sáez natural de Burgos capital y curtidor de guantes. Registro Civil de Burgos. Tomo 3 provincial, folio 141 y número 1411.
[48] Siendo testigos Emiliano de Quevedo y Val que era natural de Villahoz y el curtidor Isidoro Santa María y Sáez nacido en la capital de Burgos donde tenía una fábrica de guantes.
[49] Juzgado Municipal de Burgos, Numero 1411.
[50] Ver http://www.torrelavegantigua.com/2012/04/santiago-sanudo-solorzano.html
[51] Ver http://www.torrelavegantigua.com/2012/08/fernando-sanudo-solorzano-1883.html
[52] Nació a las 5 de la mañana del día 13. A los dos días fue bautizado. Registro Civil Burgos, tomo100, folio 89.
[53] Hizo testamento en Torrelavega 30 julio 1818. Notario Teodoro Vélez.
[54] Notario de Cenicero Nicolás Rodríguez, protocolo notarial de 18 mayo 1909.
[55] Nombró Albacea a Apolinar Orcajo Mariscal, natural de Rabe de las Calzadas (Burgos). Y partidores de la herencia a este último y a José del Castillo Moral vecino de Espejo (Burgos).
[56] Testamento de Juan del Castillo Barco. Hijuela de su hija Juana del Castillo Orcajo. Notario de Torrelavega Teodoro Velez. Protocolo Notarial 143 del 22 de julio de 1918.
[57] Que compró a su hermano Juan.
[58] La sexta parte de tres treintavas partes del Molino Veraniego.
[59] Para más información sobre este notario ver Bustamante Gómez, Tomás; El Banco de Torrelavega 1920/1942, Artes Gráficas Quinzaños, 2009, Torrelavega.
[60] Hermano de Santiago Sañudo Solórzano fundador del Banco de Torrelavega (1920-1942). Para más información  Bustamante Gómez, Tomás; El Banco de Torrelavega 1920/1942. Imprenta Artes Gráficas Quinzaños, 2009.
[61]  Esquina a la calle Julián Ceballos.
[62] Fueron testigos: el dependiente Antoliano Saiz García y el industrial Anastasio Gallo Rámila vecinos de Villarcayo.
[63] Dejó cuatro hijos, Aurora, María Jesús, Sara y Benjamín. Libro 16 Difuntos Torrelavega (1938-1950) , folio 154.
[64] En 1910 ya aparece su padre Leopoldo con fábrica de gaseosas en la calle Demetrio Herrero.
[65] Ver Matriculas Industriales del comercio de Torrelavega, 1835/1950. Archivo Municipal Torrelavega.
[66] Bustamante Gómez, Tomás; El Banco de Torrelavega, 1920/1942. Artes Gráficas Quinzaños, 2009.
[67] Era cura párroco de la Asunción Emilio Revuelta Ruiz.
[68] Casado con Josefina Díaz García.
[69] Casado con Rosario Tapia.
[70] Casado con María Dolores Pérez-Viñeta Bernáldez.
[71] Libro 15 Difuntos Torrelavega (1930-1938), folio 187 vto.
[72] Nacido en Ambrosero en 1903. En 1937 fue detenido por el Régimen del general Franco y condenado a dos penas de muerte, que le fueron condonadas, por no apoyar al general sublevado. 
[73] Testimonio visto y contado por una pescadora de Suances que fue ama de cría del hijo mayor de Amancio.