domingo, 23 de diciembre de 2012

Herminio Azcárate Campo (1868-1944), comerciante y monárquico



        Herminio Azcárate Campo nació en Reocín en 1868. Fue uno de los tres hijos del comerciante Rufino Azcárate, que tenía su negocio en el número  2 de la Plaza Mayor de Torrelavega desde 1858. En el año 1891 Rufino Azcarate construye la casa situada en la esquina entre las calles Joaquín Hoyos y Consolación donde posteriormente instala el negocio de coloniales y de ultramarinos llamado “Almacenes los Azcárates”, que heredará su hijo, Herminio Azcárate Campo.



Publicidad 

        En su establecimiento se vendía aceite virgen extra “Las Campanillas” y “Los Laureles”, que importaba de Alcañíz. Ventas al por mayor, especialidad en los cafés tostados “Las tres Perlas”, coloniales, vinos, azúcar, todos productos de gran calidad porque era un almacenista al por mayor. Su negocio trabajaba comercialmente con el Banco de España, con el Banco Mercantil, con el Banco de Santander y, cómo no, con el Banco de Torrelavega del que fue consejero fundador. En 1943 hicieron una importante reforma en su establecimiento.

Interior de la tienda
     

       Herminio Azcárate Campo se casó con Manuela Irastorza Martínez, con la que tuvo tres hijos: Secundino, soltero; Antonio, casado con María Cruz Blanco y Herminia, casada con Eduardo Vega. María Cruz, Cristina, Elena y Marieta fueron los hijos de Antonio Azcárate y María Cruz Blanco. Y Minis, como se la llamaba cariñosamente a Herminia, que contrajo matrimonio con el dentista y amante de los perros y de la caza, Eduardo Vega, con el que tuvo tres hijos: Eduardo, Oscar y Javier.


Vista del comercio


       Este destacado comerciante era un monárquico convencido hasta tal punto que sufrió una seria advertencia por parte de su Ayuntamiento. Fue el día 30 de agosto del año 1932 cuando recibió una comunicación del alcalde, José Mazón Samperio (que lo fue en los años 1931, 1932 y 1933). La comunicación escrita decía: “Cumpliendo el acuerdo de la corporación se le requiere a usted para que, en el plazo del tercer día, retire el emblema de la bandera monárquica que ostenta en el frente de su establecimiento, esperando que así lo verifique ante las responsabilidades que en otro caso pudiera incurrir”. Fundador del Banco de Torrelavega formó parte del primer Consejo de Administración. 
      Su hermano Eliseo fue un importante comerciante en El Astillero que tenía su comercio en la Plaza del Mercado junto al de Valeriano Gutierrez. Regentó una “Casa de la Banca” que en 1926 fue absorbida por el Banco de Santander. De este modo este banco pasó a disponer de una nueva sucursal, la segunda de la provincia. El día 7 de julio de 1944 muere en Torrelavega Herminio Azcarate Campo. Sus restos reposan en el cementerio de Geloría.
Para más información ver el libro El Banco de Torrelavega 1920/1942 del mismo autor que este blog.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Torrelavega pionera en el juego de los bolos 1905



La magnífica fotografía está fechada en la bolera de Quijas en 1905. Probablemente los cinco elegantes jugadores que con bombín y bastón disfrutan de la agradable tarde del estío jugando a los bolos, a la sombre de los cagigas llegaron hasta Quijas paseando desde Puente San Miguel o Torrelavega. Localidades que fueron cunas de los bolos en la antigua provincia de Santander. Las boleras siempre fueron muy frecuentadas por aficionados perteneciente a la burguesía; comerciantes y profesionales liberales que se entretenían en sus ratos de ocio practicado el “noble juego montañés”. Sin embargo, hay estudios (Braum, 1984) que mantienen que en principio los bolos era un juego de mujeres. Precisamente Braun, citando un artículo periodístico de Arce Vivanco, documenta dos juicios en Puente San Miguel y Quijas en los que se ven involucradas mujeres practicantes del juego de los bolos. Es también muy cerca de Quijas, en Puente San Miguel, donde en 1887 aparece el primer reglamento escrito, Reglamento del juego de bolos de Puente San Miguel.


En 1893 llega a Torrelavega Telesforo Mallavia y sus boleras de la Llama convierten a la ciudad en la capital bolística de la provincia. Con Telesforo Mallavia comienzan en Torrelavega los primeros concursos de cuatro jugadores. Fernando Sañudo, después de una gran campaña de prensa y ayudado por ilustres personajes torrelaveguenses como Gabino Teira, Darío Gutiérrez, Telesforo Mallavia y Manuel Gándara, crean  en Torrelavega, en el año 1919, la Federación Bolística Montañesa que tiene su sede en el Teatro-Gimnasio de Hoyos. Algunos de ellos, doce años antes, habían fundado el primer club de fútbol de la provincia: la Sociedad Gimnástica. Un año después (1920) de la creación de la Federación Bolística Montañesa, se celebró en Torrelavega el primer campeonato de jugadores de bolos, siendo Federico Mallavia, el primer campeón. Este campeonato fue homologado en el año 1960 como Campeonato de España, siendo por tanto El gran Ico Mallavia el primer campeón de España de Bolos. En 1929 se organizó la Copa de la Reina que ganaron Ramón Mallavia y Manuel Gándara. Al año siguiente los ganadores de la Copa de la Reina fueron los zurdos de oro: El Zurdo  de Bielva y el Zurdo de Mazcuerras. Torrelavega lleva en sus señas de identidad los bolos.
  

sábado, 10 de noviembre de 2012

Escritura de constitución del Banco de Torrelavega, 1920






          El día 12 de mayo del año veinte del siglo XX fue el día escogido para la constitución ante notario de la sociedad de crédito llamada Banco de Torrelavega. Atrás quedaron días de trabajo de los comerciantes hasta dar cuerpo a la sociedad crediticia. Participaron comerciantes e industriales junto a personas de la burguesía local, todos con la supervisión de la Cámara de Comercio. Nace esta institución, entre otras cosas, por los tratos comerciales desiguales e injustos que padecían los comerciantes de Torrelavega por el banco dominante en toda la provincia, el Banco Mercantil de Santander. Con la creación del Banco se iba a cumplir la promesa que Santiago Sañudo Solórzano le había hecho al director de la sucursal que el Banco Mercantil tenía en Torrelavega.

         El director de esta sucursal le espetó a Santaigo Sañudo por las protestas por el trato descriminado: “Si no esta usted de acuerdo con lo que ofrezco, ponga usted un banco”, Santiago Sañudo Solórzano, seguro de si mismo, le respondió: “No tenga usted ninguna duda que lo haré”. Dicho y hecho. Un año después se iba a crear el Banco de Torrelavega. El día elegido, el 12 de mayo por la mañana, sobre el medio día, un día de primavera, de las primaveras de entonces. La formula un pacto entre iguales. El 50% del capital lo suscribieron comerciantes de la ciudad del Besaya y la otra mitad el Banco de Santander que por entonces era un banco de muy pequeño tamaño.




Santiago Sañudo Solórzano

          Ese día se iban a reunir importantes comerciantes asentados en la burguesía local. Lo hicieron en el despacho del Notario de Torrelavega, José María del Hoyo y Gutiérrez del Olmo. El primero en llegar fue Santiago Sañudo Solórzano, importante industrial del calzado y uno de los artífices en la creación del Banco de Torrelavega. Llegó con su inseparable amigo, el médico tocólogo, Ramón Miguel y Crisol, con una imagen inconfundible: capa castellana negra (de ahí el apodo del “hombre de la capa”), con bigote retorcido hacia el cielo donde tenia depositados cabales pensamientos.




Saturnino Briz Larín

           Después fueron llegando los demás: Hermenegildo Fernández Sainz, conocido farmacéutico, con farmacia en los soportales de la Plaza Mayor, hombre de cabeza despejada y gran conversador. José Molleda Ugarte, comerciante e industrial, nacido en el pueblo de los torreones de Cartes con fábrica de calzado en la calle Hermilio Alcalde del Río, también con bigotes pero sin mirar tanto para el cielo. Más tarde lo hizo el comerciante de coloniales, Herminio Azcarate Campo, con tienda de ultramarinos en la calle Joaquín Hoyos, esquina a la hoy llamada calle Consolación.
          Después entró el que sería el primer Presidente del Banco de Torrelavega, José Arce López, indiano, con importantes propiedades en las Islas Filipinas, concretamente en el pueblo de Juban de la provincia de Sorsogon y que siempre representó un punto de encuentro, decisivo, entre los dos bancos, entre la matriz, el Banco de Santander y el filial. José Arce López llegó junto a los tres representantes del Banco de Santander, cumpliendo  el acuerdo al que se había llegado el 15 de abril: Saturnino Briz Larín, José Calderón García y José Luis Gómez García. Los últimos en llegar fueron los comerciantes de Torrelavega: Pedro Matías Gómez Sánchez, Fidel Ramón Palacio y Jacobo Díaz Iglesias. Es decir, doce personas, tres de Santander y nueve de Torrelavega.  Ese día quedó constituido oficialmente el Banco de Torrelavega y su primer Consejo de Administración.

Para más información ver el libro  del mismo autor que este blog, El Banco de Torrelavega 1920/1942, editado por Gráficas Quinzaños.

viernes, 12 de octubre de 2012

Tertulia en el Hotel Bilbao 1932




        Era 1932 cuando se celebra esta importante tertulia. A ella acuden conocidos intelectuales de gran prestigio entre ellos Miguel de Unamuno y el Doctor Madrazo. El lugar, el emblemático hotel torrelaveguense que se encontraba en la esquina entre la calle del Comercio y el Boulevard. Las tertulias eran ya frecuentes en aquella y en épocas anteriores. Se celebraban estas reuniones en torno a cafés y también en emblemáticos establecimientos, como la farmacia de los portalones de Hermenegildo Fernández Sainz o la de Antonio Ceballos. Conocidas y entretenidas eran las tertulias que se celebraban en el café Cántabro y en el Sport. Allí se hablaba de lo divino y de lo humano, de todo lo que tenía interés para aquellas gentes. Alrededor de una mesa se reúnen un grupo de personas que discuten y conspiran entre espavientos y atenciones. Lo que da esencia a estas tertulias es la amistad y la afinidad intelectual. El contertulio es un gran conversador. Como así lo era Jesús Bilbao que representa lo más hondo del “portuguesismo” de donde hoy beben tertulias de grupos de opinión actuales.
      En la foto aparecen en la parte de arriba, de pie, dos personas solos: X, Raimundo Cortavitarte. De frente sentados de izquierda a derecha: con bigote Bernardo Velarde, Miguel de Unamuno, Enrique Madrazo y Azcona (Dr. Madrazo), José María de Cossío. A la izquierda con sombrero entre las rodillas,  José del Río Sainz "Pick" y de espaldas Jesús Bilbao. Eran las tertulias de aquellos años.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

El Orfeón Torrelaveguense en 1910


El año en que se crea este Orfeón, 1895, Torrelavega consigue el Titulo de Ciudad. Estaba formado por cuarenta voces y cuando actuaban siempre portaban su estandarte. De raso blanco y bordado en oro aparecía una lira y un pentagrama. En la parte alta del mango que sujetaba la banderola una lira de plata realizada por Alfonso Pérez Ubalde con relojería y platería en la Plaza Mayor y uno de los fundadores de la Cámara de Comercio e Industria. Este grupo musical era una de las asociaciones culturales más acreditadas de aquella época. Actuaban en muchas de las fiestas y actos públicos que se celebraban en la antigua provincia de Santander. Eran muchos los jóvenes que pasaron por esta coral. Fue su presidente Alfredo Alcalde y su director Cándido Lucio Ramos, organista de la iglesia. En 1910 vivían en Torrelavega, aproximadamente 10.000 personas. Muchos de aquellos cantaron en el Orfeón Torrelaveguense. Algunos aparecen en esta foto.
En la fila de arriba junto al estandarte tres voces: José Costales, Gerardo Cotera y Gonzalo Corona. De pie y de izquierda a derecha veintiún jóvenes: Luis Molleda, X,  Genaro Molleda, X, X, José Manuel Toyos, X, Nicanor Cayón, Ignacio Martinez, Luis Alonso, Pedro García,  José Gutierrez, X, X, Fernando Sañudo, X, Francisco Aragón, Francisco González, X, Sixto Núñez y Manuel Blanco. Once sentados en el banco: Ulpiano Gómez, X, Simón Calzada, Tomás Berrazueta, Cándido Lucio Ramos (director), Gonzalo Rojas, Lorenzo Berrazueta, César Ruiz Collantes, Jerónimo Lavid, Ángel Cotera y José Ugarte.Y sentados en el suelo cinco: Ramiro Ruiz del Árbol, Manuel Ruiz, Álvaro Ruiz del Árbol, Antonio Ceballos y Leopoldo Viar.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Construcción de la segunda sede del Banco de Torrelavega




 La primera sede del Banco de Torrelavega (1920-1942) fue  inaugurada el día 1 de enero de 1921.  Estuvo situada en el Boulevard Demetrio Herrero, al lado de donde, años después,  se instalará el ayuntamiento. Catorce años después la entidad crediticia había crecido tanto que debía buscar otra ubicación. El solar escogido de 307 metros cuadrados estaba situado en una esquina entre la calle José María de Pereda y la Avenida del Cantábrico. Las gestiones las realiza Emilio Botín Sanz de Sautuola que hacía poco tiempo que había sido nombrado director del Banco y además consejero formando parte de su Consejo de Administración. El día 29 de marzo de 1935 Emilio Botín Sanz de Sautuola remite  al alcalde de la ciudad, Joaquín Fernández Herreros, el proyecto para la construcción de la segunda sede del Banco de Torrelavega. En la misiva el máximo responsable de la entidad crediticia  explica que “el Banco ha adquirido un solar destinado a construir, bajo la dirección del arquitecto Javier González de Riancho, un edificio destinado a las dependencias del banco y viviendas con arreglo a la memoria y planos que autorizados por dicho arquitecto se acompañan”. La memoria del proyecto fue firmada por Emilio de la Torriente y por el arquitecto antes citado.  El edificio se componía de 6 plantas, sótanos, planta baja y 4 más destinadas a viviendas divididas en derecha e izquierda. El sótano se iba a destinar a albergar los servicios de caja fuerte y acoger los archivos del banco; la planta baja se destinó a las oficinas, al hall publico y se completaba con el despacho del director y una sala para reunirse el Consejo de Administración del Banco. Los pisos, que se iban a destinar a viviendas en alquiler, tenían de 4 a 5 dormitorios, sala comedor, cocina y cuarto de baño. Un año más tarde, el Consejo de Administración del Banco de Torrelavega, decide elevar un piso al edificio. Por ello, el subdirector del Banco, Andrés Fernández Sainz, solicitó a la Corporación Municipal, el día 4 de julio de 1936 “elevar un piso más a la obra en construcción”. Trece días más tarde, el 17 de julio,  la Corporación Municipal, presidida por su alcalde Pedro Lorenzo Molleda aprueba tal pretensión. La obra fue dirigida por el arquitecto municipal de Santander, Javier González de Riancho  y la cimentación con hormigón armado  por  el ingeniero de la Junta de Obras del Puerto, Luis Palencia. La construcción fue realizada, en su primera parte, por la empresa local “Hijos de Segundo Fernández”, y terminada  por el contratista  Francisco Sopelana. Acabada  la guerra incivil,  el día 15 de agosto de 1938 se inaugura la segunda sede del Banco de Torrelavega. Esta sede se mantendrá  hasta la desaparición del Banco de Torrelavega en 1942 cuando es absorbido por el Banco de Santander. A los seis días, el día 21, Fermín Trueba, “la pulga de Torrelavega”, se proclama campeón de España de ciclismo.
Para más información ver el libro El Banco de Torrelavega 1920/1942 del mismo autor que este blog.



miércoles, 29 de agosto de 2012

Fernando Sañudo Solórzano (1883-1942), impulsor del juego de los bolos




 Fernando Sañudo Solórzano (1883-1942) nació el día 29 de mayo en Torrelavega. Era  el segundo hijo del matrimonio formado entre Juan Bautista Sañudo Abascal, con fábrica de calzados en la calle Argumosa, y  Margarita Solórzano García. Su hermano mayor era Santiago (1879-1962), con post propio en este blog, y su hermana pequeña Concepción (1886-1978) que se casará con Bonifacio del Castillo Orcajo que fue Alcalde de Torrelavega de 1924 a 1926.
Comenzó a trabajar en la fábrica de zapatillas y almadreñas de su padre situada en la Llama. Fallecido su progenitor y, tras separarse de su hermano Santiago, montó su propia fábrica de zapatillas bajo la marca “Efese” en la calle Consolación, actualmente en los números 23 y 25, hasta la liquidación y cierre por su viuda en 1953. Se casó con Aurora Ruiz-Capillas del Castillo (1889-1976) el día 9 de septiembre de 1912 en la iglesia de la Asunción. Tuvieron tres hijos: Margarita, Aurora y Leopoldo. Desarrolló una intensa vida social participando en muchos de los proyectos que se creaban en aquella época. Fue concejal, miembro fundador de la Sociedad Gimnástica e impulsor del juego de los bolos llegando a crear la “Federación Montañesa del Juego de los Bolos”. Fue elegido el día 28 de septiembre de 1907 Tesorero de la primera junta directiva de la Sociedad Gimnástica. Pasando más adelante a ser vocal hasta 1920. En diciembre de 1919 convocó a una reunión a los jugadores de bolos de la provincia. Constituyó y redacto el Reglamento de la Federación Montañesa de Bolos. Siendo concejal hizo una reflexión, que por su trascendencia, me ha parecido oportuno no olvidar. Debatían los ediles  la conveniencia de subvencionar la línea de autobuses que desplazaban a los torrelaveguenses a las playas del pueblo marinero de Suances. Fernando Sañudo era partidario de aprobar la ayuda “porque Suances debe ser para Torrelavega lo que el Sardinero para Santander”. El Sardinero, en aquellos años, era un paraje solitario que distaba 6 kilómetros del centro de  la capital de la provincia y Suances algo más de siete del término municipal de Torrelavega. Sabía reflexión que no debemos olvidar. Fallece en Torrelavega, el día 26 de febrero de 1942, estando enterrado en el panteón familiar en el cementerio de Geloria de La Llama.

viernes, 10 de agosto de 2012

José Arce López (1854-1943), indiano



José Arce López fue lo que denominamos un “Indiano”. Una de las personas más importantes en la historiografía económica de Torrelavega en el primer tercio del siglo XX. Un hombre de negocios hecho a si mismo. Nació en Villegar, Cantabria, el día 8 de noviembre de 1854. Sus padres fueron José Arce y María López. Sus antepasados procedían de San Andrés de Luena y de Villegar. Emigró a las Islas Filipinas donde, como muchos indianos cántabros, acumuló un importante capital, invirtiéndolo, sobre todo, en fincas agrícolas. Se casó en primeras nupcias, en aquellas latitudes, con Rosario Ayalin Equibal Grajo en septiembre de 1888, con la que tuvo varios hijos. Tenemos constancia de Domingo, de José y de Manuel Arce Equibal, que llegó a ser un famoso radiólogo en Madrid, donde murió en 1931. Rosario Equibal, esposa de José Arce, murió en 1894 en Juban, Filipinas. José Arce López se volvió a casar en segundas nupcias en la iglesia de San Francisco de Santander, el día 16 de febrero de 1898, con Carmen Alonso Torcida, que había nacido en la capital de la antigua provincia de Santander. Contaba Carmen Alonso 19 años cuando se casó  y de este segundo matrimonio nacieron nueve hijos. Cinco hombres: Julio, consejero del Banco de Torrelavega a partir de 1931 y jurista del Banco de Santander, llegó a ser Decano del Colegio de Abogados de Santander; Guillermo, catedrático de medicina pediátrica en las universidades de Santiago de Compostela y de Salamanca y referente de muchos pediatras españoles; Fernando, consejero de importantes empresas multinacionales; Francisco, prestigioso radiólogo madrileño; y Jaime, farmacéutico. Las cuatro hijas se llamaron María, Isabel, Carmen y Concepción. Las cuatro hicieron caso y cumplieron los deseos de su padre, que no fue otro que el que se instruyeran: todas estudiaron magisterio y se hicieron maestras. Tenía casa en Villegar de Toranzo, donde había nacido. Contaba también con otros dos domicilios: uno en el número 38 de la calle Julián Ceballos de Torrelavega y otro en el 2º piso del número 13 de la calle General Espartero de Santander. El día 12 de mayo de 1920 acudió junto a otros torrelaveguenses al despecho del notario de Torrelavega, José María del Hoyo y Gutiérrez del Olmo, para constituir la escritura “Sociedad Anónima denominada Banco de Torrelavega”. Ese mismo día y en ese despacho notarial se constituye el primer Consejo de Administración del Banco, quedando elegido, José Arce López como primer Presidente del Banco de Torrelavega. Ocupó la presidencia desde el 12 de mayo de 1920 al 4 de marzo de 1931 que es cuando presenta su dimisión y posibilita el ascenso al cargo de otro “Indiano” Saturnino Briz Larín. José Arce López contaba, entre otras cosas, con importantes propiedades en las Islas Filipinas, concretamente en el pueblo de Juban de la provincia de Sorsogon. “Hacienda de Lajon” así se denominaba la extensa finca que poseía. Regresó a España de su periplo por las Islas Filipinas cuando la situación allí se hizo insostenible. Falleció a los 89 años de edad, el día 24 de septiembre de 1943. Está enterrado en el cementerio de Ciriego de Santander.
Para más información ver el libro El Banco de Torrelavega 1920/1942 del mismo autor que este blog.

domingo, 29 de julio de 2012

Relojeros de Torrelavega en 1856



Desde antiguo, en este lugar, el oficio de relojero era muy respetado. En 1856 comienza su andadura, en la Villa de Torrelavega, el comercio de platería y relojería de Antolín Ubalde Martínez. Estaba situado en el número 2 del portalón “de arriba” de la Plaza Mayor, cuando todavía tenía nueve arcos. Allí  permanecerá la segunda mitad del siglo XIX y todo el siglo XX. Cuando abrió el establecimiento en la casa de los Quijanos, Antolín contaba con solo 21 años y aún permanecían las escaleras que daban paso a una parte de la calle José Felipe Quijano, (hoy calle Ancha). Isaac Antolín Ubalde Martínez  había nacido en Valladolid, el día 2 de septiembre de 1835. Es posible que aprendiera el oficio de relojero y platero en Burgos porque construye y firma un reloj de pared, que todavía se conserva, con las inserciones: Ubalde y Burgos. Este detalle nos hace pensar que muy joven se traslada a vivir a esa ciudad a aprender el oficio. Probablemente se alojaría en casa de su tía María Domingo Caballero, de la que heredará parte de la casa a su fallecimiento, y que vivía en la calle Fernán Gonzalez. Llega desde Valladolid y viaja  para aprender el oficio de platero y relojero. Completada su formación, decide trasladarse a la provincia de Santander e instalarse en Torrelavega. Veinte años después el ayuntamiento de Torrelavega encarga, en 1878, al relojero de Santoña Mariano López la construcción del reloj que aparece en la foto.  El encargo lo hace el alcalde de la ciudad José Gutierrez Gutierrez. La petición la firma el secretario de la corporación,  Manuel Trugeda de Velasco, padre del comerciante Manuel Trugeda Cayuso. Aquella Corporación Municipal estaba formada, además del alcalde por, los tenientes de alcalde, Jacinto González Tánago y Ramón Ruiz Gorostiza; y los concejales, Joaquin Fernández-Vallejo Velarde; Pedro Campuzano Barreda, comerciante y padre del que será presidente de la Cámara de Comercio; Valentín G. Corona, Justo Alonso Astulez, José Pérez Carral, Ramón Sagarminaga y José Velarde Larreta. A este mandatario le antecedió Pedro Ruiz Tagle y le sucedió como alcalde, en 1878, Joaquin Fernández-Vallejo Velarde. 

jueves, 12 de julio de 2012

Rafael Barret (1876-1910), escritor, periodista y ensayista


Rafael Barret y Alvarez de Toledo nació el 7 de enero de 1876 en Torrelavega, donde su padre, que se declaraba literato, parece que  trabajaba para el ferrocarril. Hijo de George Barrett Clarke y María del Carmen Alvarez de Toledo y Toraño. Estudió Ingeniería de Caminos en Madrid, donde comenzó a relacionarse con los jóvenes intelectuales de la llamada “Generación del 98”. Entabló amistad con Valle-Inclán, Ramiro Maeztu y Baroja. El primer artículo conocido de Barrett en España se publicó en la “Revista Contemporánea”. Su entrada en la vida pública fue a golpe de escándalo. Retador y duelista, fue descalificado por un Tribunal de Honor. Rechazado y expulsado por la sociedad madrileña, emigra a América hacia finales de 1902, y allí nace un nuevo Barrett. Se instala en Buenos Aires y se dedica a las matemática, una de sus grandes aficiones. Escribe varios artículos en los diarios locales. En 1904 viaja a Paraguay como corresponsal para informar sobre la revolución que allí había estallado. Simpatiza con los jóvenes intelectuales que en su mayor parte se habían sumado a la Revolución, y se queda allí dedicándose de una manera más intensa al periodismo. En 1906 contrae matrimonio con Francisca Solana López Maiz, con la que tiene un hijo. En ese  tiempo es cuando enferma de tuberculosis. A partir de 1906 sus escritos son cada vez más críticos, más comprometido con la denuncia de las injusticias sociales, hasta identificarse explícitamente con el anarquismo. Da conferencias y crea una revista.  En 1908 se produce otra revolución militar, y Barrett es detenido, encarcelado y desterrado al Matto Grosso y luego a Montevideo, donde continua escribiendo, dando conferencias y participando en tertulias. La obra de Rafael Barrett es corta como su vida, pero su pensamiento ha tenido una gran influencia en Hispanoamérica. Tres grandes escritores: Roa Bastos, Borges y Rodó, han expresado su profunda admiración por la obra de Barret. La tuberculosis que padecía se agrava, y consigue que le nombren corresponsal en Europa para poder ir a Paris e intentar curar su enfermedad. Muere en Arcachon a los 34 años,  el 17 de diciembre de 1910.

martes, 3 de julio de 2012

La mujer y la caza en el siglo XX


Desde los comienzos en las montañas de Cantabria vivían a sus anchas una gran variedad de  animales que ocupaban buena parte del territorio. Muchas veces, incluso, debían defenderse de su acecho. Había que cazar para no ser cazado. Los primeros pobladores aprovechaban estos recursos naturales para satisfacer sus necesidades alimentarias. Además encontraron la forma de hacer la vida más agradable. Idearon la forma, con utensilios rudimentarios, de hacer abrigos para protegerse, lugares donde descansar, zapatos…. Pasaron los años y la caza dejó de ser de subsistencia. Se transformo en afición y deporte. En nuestros montes está afición también calo entre el genero femenino. Fueron poco a poco incorporándose a este quehacer. Eran días que se iniciaban  muy pronto y que acababan en buena camaradería. Las armas, el transporte, en este caso en un Fiat Topolino, y por supuesto el sabueso cántabro hacían lo demás.


miércoles, 27 de junio de 2012

Excursión al monte Dobra en 1924




        Los primeros pobladores de este lugar vivían en la falda del venerado monte Dobra cuando las aguas lo inundaban todo. Las costumbres paganas  utilizaban altares donde ofrecer sacrificios a los dioses. El ara al dios Erudino, datado en el año 399 y encontrado en 1929 por Hermilio Alcalde del Río, así lo atestigua. Al retirarse  a sus cauces estas aguas, nace una fértil vega que da origen a nuevos asentamientos. Así aparece una pequeña aldea que se configura, más tarde, cerca del castillo de los señores de la Vega. El castillo, la iglesia y la plaza conformaban el todo y la nada.  Pero aquellas gentes nunca dejaron de mirar a El Dobra.             Para muchos era su divinidad para otros algo mágico. Más adelante El Dobra cala profundamente en la idiosincrasia de los torrelaveguenses creando una relación intensa y afectiva. Por ello son frecuentes, año tras año,  las excursiones al monte Dobra. Una de ellas se celebró hace casi 100 años, en 1924. En las inmediaciones quedaron los jóvenes de la localidad y para celebrar la efemérides “se retrataron”.  En la fila de atrás, de izquierda a derecha,  aparece José Luis Ceballos con sombrero, Luis Guerra, X, X, X, X, X, X, Alfredo Díaz, Antonio Mesones, X, Eladio Mesones y un niño. En la siguiente fila: Milagros Fernández con collar y cachaba, Marina Macho, Cristina Muñoz, Julio Acha, Flora Pérez, María Luisa Molleda, Julia Abascal, Maria Sánchez, Catalina Sánchez, Fe Ruiz de Villa, Maria Luisa Abascal, Sebastiana Sánchez, Luisina Sánchez, Pedro Campuzano, Paquita Mesones con gorra y de perfil, X, Luis Ceruti Fernández asomando la cabeza y X. En el centro dos chicas solas: Julita Sánchez y Emilia Pérez. Cinco tumbadas al lado de ellas: Amanda Fernández, Conchas Mesones, Conchita Pérez, Clotilde Fernández y Esperanza Ruiz de Villa. Tendido en el suelo Jacobo Díaz y a su lado sentado y con una cachaba José Luis Campuzano. Seguro que un día inolvidable, como los nuestros.

martes, 19 de junio de 2012

Pedro Lorenzo Molleda, comerciante y alcalde republicano



Fue comerciante, republicano y radical. Pedro Lorenzo era hijo de Agustín Lorenzo Gil y de Valentina Molleda Ugarte. Su madre se casará, en segundas nupcias, con su primo Gerónimo Ugarte.

La madre de nuestro alcalde, Valentina Molleda, había nacido el 19 de abril de 1873 en La Barquera, que pertenecía en esta época a Torres al igual que Mijarojos. Era hija de Pedro Molleda natural de Cartes y Anastasía Ugarte nacida en La Barquera y  hermana del industrial del gremio del calzado José Molleda Ugarte[1] dos años mayor que ella y que tiene post propio en este blog. Sus abuelos paternos fueron José Molleda natural de Píe de Concha y  Valentina Saiz González natural de Santiurde y vecina de Cartes; y sus abuelos maternos Genaro Molleda de Torres, Torrelavega y Ana María Saiz Cuetos nacida en La Barquera.

El matrimonio  entre Agustín Lorenzo y Valentina Molleda tuvo tres hijos: Alfredo, Ricardo y Soledad. Todos se educaron en un ambiente culto donde los libros y la pintura ocupaban un lugar privilegiado. Rodeados de libros y cuadros de famosos escritores y pintores de su tiempo. Pedro Lorenzo fue amigo de muchos de los intelectuales de la época y  uno de los impulsores de La Biblioteca Popular (1927-1937).

 Decía de él, el escritor y director de La Voz de Cantabria, José del Río Sainz, “Pick”, que “….bajo cuyo rostro inteligente que completan unas gafas de concha …. Cuya biblioteca y colección de cuadros dicen bien claramente todas las posibilidades de cultura y de gusto que hay en él”.
Posiblemente el más internacional de los pintores torrelaveguenses, Eduardo López  Pisano[2], con blog propio en este blog,  fue uno de sus artistas protegidos. El primero de sus hijos continuó en el negocio que su tenía su padre  en la Plaza de abastos. Ricardo fue un afamado arquitecto y su hija pequeña, Soledad[3], una de las mejores galerista de España. 

Pedro Lorenzo Molleda fue el cuarto alcalde en la segunda república  Antes lo fueron: José Mazón Samperio en 1931, Joaquín Fernández[4] en 1933 y Ramón Teja en 1935. Fue aclamado como alcalde con la victoria del Frente Popular el 14 de abril de 1936 tomando  posesión a los tres días. Permanece en el cargo hasta que el día 7 de octubre de 1936  le sucede Germán Marcos Venero. Perseguido en la guerra incivil se refugia en Barcelona donde pasa una larga temporada.




[1] Para más información ver http://www.torrelavegantigua.com/2012/05/jose-molleda-ugarte.html
[2] Para más información ver http://www.torrelavegantigua.com/2013/02/eduardo-pisano-pintor-de-montparnasse.html
[3] Elegida Torrelaveguense Ilustre por el grupo de opinión Quercus en 2006.
[4] Para más información ver http://www.torrelavegantigua.com/2013/01/joaquin-fernandez-herreros-cantero-y.html

martes, 12 de junio de 2012

Matadero, bodega y carnicería en 1835




Las inspecciones que se realizaban en aquellos años sobre las instalaciones públicas no eran demasiado frecuentes. Contaba el concejo de Torrelavega, en 1749, con un “Hospital, con una Real Cárcel y con una taberna y un matadero-carnicería”. El secretario de la Duquesa del Infantado, Gaspar de Ceballos Barreda,  era el que solicitaba las inspecciones. El inspector  Manuel Valentín Campuzano. Ambos pertenecientes a linajes de la jurisdicción de Torrelavega. En ese año el inspector visitó la taberna y la carnicería. Para esta última concluyo: escaso aseo y limpieza en el sitio donde se matan y se pesan carnes, por haver como havía muchos Huessos, sangre en el suelo y Broza. Por lo tanto estos establecimientos públicos no estaban en las mejores condiciones para abastecer a los habitantes de aquel lugar. Noventa años después confeccionan un plano de “Planta y alzado del matadero, bodega y carnicería vieja de la villa de Torrelavega. El alzado que se presenta es suficiente para formar juicio del estado actual del Matadero, carnicería y Bodega” …. El plano, en acuarela en colores y tinta, pertenece al pleito entre Manuel de la Revilla y el concejo de Torrelavega, por la anulación de la venta de unos terrenos. Real Audiencia y Chancillería de Valladolid.

martes, 5 de junio de 2012

La Caja de Ahorros del Círculo de Obreros Católicos 1903



Una de las primeras cajas de ahorro que existieron en Torrelavega fue la del Circulo Católico de Obreros. Por su valor histórico, ya más de cien años, he creído conveniente hacer una breve reseña de la misma.
El día tres de febrero de 1903 se aprueba el Reglamento de la Caja de Ahorros del Círculo Católico de Obreros de Torrelavega. Había convocado reunión la junta directiva con objeto de aprobar  el reglamento por el que se iba a regir la caja de ahorros de esta sociedad. Se celebró en el local que poseía el Circulo Católico en Torrelavega.
Dirigió la reunión su presidente Raimundo de Miguel, actuando como secretario José María Ortiz. Se pretendía " inculcar a los obreros y a los niños la virtud del ahorro” y lo hacían como complemento a la educación que recibían en los centros escolares.  Las operaciones de la caja de ahorros estaban limitadas a recibir y devolver las cantidades que en ella se imponían. El procedimiento era el siguiente. Al final de cada año, el saldo de cada miembro era depositado en la Caja de Ahorros del Banco Mercantil de Santander. Más adelante, cuando ya estaba operativo el Banco de Torrelavega en 1920, será en este banco donde se iban a depositar muchos de los ahorros de los socios de esta sociedad. No hay que olvidar que un consejero y vicepresidente del Banco de Torrelavega, Ramón Miguel y Crisol, iba a ser presidente del Círculo de Obreros Católicos. Para favorecer esta práctica del ahorro, el Circulo Católico donaba una peseta a cada uno de sus socios, con la sola obligación de no retirarla ni de la Caja de ahorros del Círculo ni del banco donde estaba depositada, por un periodo mínimo de cinco años.
Está fijado, en el artículo número diez del reglamento de la caja de ahorros, que después de la misa de once y en el local del Circulo Católico, el administrador iría recogiendo las cantidades que le entregaran, desde cinco céntimos en adelante. Aceptando que las devoluciones se realizaban al domingo siguiente a aquel en que fueran solicitadas a no ser que se pidiera, con carácter de urgencia.
Para más información ver el libro El Banco de Torrelavega 1920/1942 del mismo autor que este blog.

jueves, 31 de mayo de 2012

Alumnos de Torrelavega en 1925



Antes, igual que ahora, eran premiados los estudiantes que destacaban. En 1925 lo fueron nuestros antepasados, alumnos de Torrelavega y sus alrededores:
(De izquierda a derecha) Sentados.
Fernando Sañudo García, Eduardo López Pisano, Ismael Rodriguez, Saturnino Liaño Beristaín, Mariano Hondal, Enrique Rodriguez, Rafael Gutierrez Velarde, Nazario Asensio y José Luis Etchart Casuso.
(Segunda fila).
Manuel Urbina Carrera, Francisco Carrera Fernández, Pedro Terán, Virgilio Álvarez, Valentín Jubete, Arturo Ruiz Falcó y José Sánchez.
(Tercera fila).
José María Fernández, Isidro Tejería Badiola, Alfonso Villegas, Rubén Castillo, José Luis Carranza y Manuel Juanco.




sábado, 26 de mayo de 2012

Antonio Ceballos Martínez (1887-1969), farmaceutico



         Antonio Ceballos Martínez (1887-1969) nació el día el 25 de septiembre de 1887 en el pueblo de Hijas, perteneciente a Puente Viesgo. Fue el hijo mayor del matrimonio formado entre  Federico Ceballos Martínez y Natalia Martínez Gómez, que además tuvieron otros dos hijos: Federico y María Luz.

       Desde muy jóvenes se quedaron huérfanos. Su madre muere de parto cuando Antonio tenía solo 5 años, y su padre lo hará pasados seis meses. Por ello los tres hermanos fueron recogidos por una hermana de su madre, Dolores Martínez, que en ese momento todavía estaba soltera. Al poco tiempo se casara  con el abogado Pedro Saro con el que tendrá siete hijos más: José, Antonio, María Dolores, Vicente, Federico, Jesús y Pedro. 


Antonio Ceballos Martínez y Fidela  Gómez Martínez

       Comenzó a estudiar  en Torrelavega para más tarde pasar a Villacarriedo donde completó los estudios de primaria y secundaria en los Escolapios, Al acabar se traslada a Valladolid donde se matricula en Ingeniería Industrial.  No finaliza la carrera y se embarca a México en donde ya vivían  parte de su familia. No le debió gustar mucho aquello porque a los trece meses vuelve a España donde le esperaba su novia Fidela Gómez Martínez. Esta bella señorita era hija de Rufino Gómez y Encarnación Martínez que llegados de Madrid a la ciudad del Besaya se dedicaron a la expansión de su importante negocio, vinos y bodegas.


En fila de a uno familia Ceballos y amigos

       Decide estudiar Farmacia e inicia la carrera en Santiago de Compostela donde cursa el primer año. El examen de Grado lo realiza 8 de octubre de 1914. Los siguiente hasta su licenciatura los hará en la Facultad de Farmacia de Madrid, en la Universidad Central donde obtiene la licenciatura.



Farmacia Ceballos en Jose María Pereda junto al Bulevar


        Abrió su primera Farmacia en Colindres y a los tres años se estableció en Torrelavega. Instala la farmacia en el número 12 de la calle Jose María de Pereda, antes calle del comercio, frente al café Cántabro. La inaugura en febrero de 1922 y el día 3 de este mes, festividad de San Blas, organiza una comida para celebrarlo.

               Dos días antes, el día de Año Nuevo, recibe, Antonio Ceballos, la visita de la comisión de Sanidad del ayuntamiento de Torrelavega. Antes de abrir una farmacia intervenía esta comisión. que estaba formada por el alcalde, Hermilio Alcalde del Río; el subdelegado de Farmacia, Emilio Quintana; el subdelegado de Medicina, Isidoro Ruiz de Villa y el subdelegado de Veterinaria, Cesareo Varela. Tanto las dependencias como los medicamentos cumplían las ordenanzas. 


Acta de la Comisión de Sanidad para la apertura de la Farmacia

          Por entonces había instaladas en Torrelavega ocho farmacias: la Farmacia de Rufino Fernández-Abascal, la de Cacho Fernández-Regatillo, la Farmacia Ciriza, la de Zuñiga, la de Fernández Balsera, la Farmacia de Luis Cacho Cacho, la de Molleda, la de Antonio Fernández-Abascal y la Farmacia de Antonio Ceballos que solicitaba cambio de sitio. Solicitó a las autoridades dejar su primera seda, Jose María Pereda, y pasar a su última ubicación, la calle Florencio Ceruti.


Plano de situación de las farmacias de Torrelavega

         Puso la farmacia con un socio José Cobo al que llamaban "Pepe el de la botica". Este sobrenombre le viene porque en la Navidad de 1922 cayó el segundo premio de la Lotería Nacional en Torrelavega. El número agraciado fue el 18.689 y lo llevaba este establecimiento. Este número se repartió en la Farmacia Ceballos, a vecinos y amigos  en participaciones de una y cinco pesetas y llenó de alegría a muchísimas familias.



El premio Gordo de la Lotería Nacional tocó en Torrelavega
1922 recoge la noticia la revista Blanco y Negro


       El semanario ilustrado El Impulsor lo detalla:
  Nosotros estamos contentísimos y no crean los queridos lectores que nuestras alegrías son por ser unos favorecidos , más no: a pesar de haberse hecho talonarios en nuestros talleres , ni una peseta llevamos en tan simpático número. Nuestra alegría es grande porque los agraciados son en su mayoría empleados, comerciantes, obreros, labriegos, criadas, recadistas, etc. Nunca se había visto en esta ciudad lotería tan repartida.Una bendición decían muchas mujerucas que al saber que tenían mil o dos mil duros en aquellos papelucos no podían ocultar su emoción. Reciban todos los agraciados la más cordial enhorabuena y principalmente nuestros querididimos amigos, el culto farmacéutico don Antonio Ceballos y el simpático y más que nunca famoso "Pepe el de la Botica" , socios en su importante negocio, que cuentan en su haber con noventa y cinco mil duros cada uno. Salud para disfrutarlo, queridos amigos, y otra vez no me dejéis sin algo. 


Sobre dispensador de medicamentos de la Farmacia de Antonio Ceballos

          Isaac Gómez Rodríguez, mi abuelo, era un habitual de aquella farmacia. Una tarde, a los pocos días de haberse conocido el premio de Navidad, entró en la farmacia y dirigiéndose a "Pepe el de la Botica" le dijo: "Mira que tengo mala suerte, casi vengo aquí todos los días y al final no he llevado nada de vuestro premio con la falta que me hacían unas pesetas". Pepe sabedor de lo que oía le contesto: "anda, calla, dame una peseta y toma un décimo de lotería y cobra cinco mil pesetas. Pero ahora mismo lo depositas a nombre de tus hijas Solita, Luisina y Carmen Gómez Blázquez, mi madre. Este hecho define la personalidad de los dos.  


Farmacia Ceballos en su primera sede Jose María Pereda
Antonio Ceballos Martínez observando al niño que pasa


         En los primeros años trabajó en la farmacia Hilario Terán hasta que se estableció por su cuenta y abrió una droguería especializada en productos químicos frente a la Iglesia de la Virgen Grande, en la Plaza del Grano. A tal punto llegó su fama que la calle Ave María pasó popularmente a ser conocida por  "La  Cuesta de Hilario". Otra persona muy querida para Antonio Ceballos fue Santiago, mancebo de la botica hasta que se retiró por enfermedad falleciendo un año antes que Antonio Ceballos. Y por último, Aurelio, que entró cuando contaba con 14 años con Antonio Ceballos Martínez, continuó con su hijo Jose Antonio Ceballos Gómez y se jubiló con la tercera generación de farmacéuticos,  con Alfonso Ceballos Horna, después de 51 años de servicio.





        
        Solía visitar  con su familia el Hotel Valenciaga que estaba situado en los números   6 y 8 de la calle Peñas Arriba de Reinosa. Era un hotel de "máximo confort" y el único que tenía agua corriente en las habitaciones.



Hotel Valenciaga en Reinosa


       La Farmacia Ceballos estuvo durante 46 años en la calle José María Pereda frente al Café Cántabro. Cuando fallece Antonio Ceballos, el día 21 de Agosto de 1969,  la farmacia ya se había trasladado a la calle Barón de Peramola frente en donde hoy se encuentra.  El hijo de José Cobo, Chevis, famoso como su padre por su simpatía, trabajó en la farmacia hasta que se disolvió la sociedad a finales de los años setenta del siglo XX.

   El titular de la farmacia en aquel momento era José Antonio Ceballos Gómez, que  también era licenciado en Ciencias Químicas, alternó su trabajo en la farmacia con  el de profesor de Ciencias Naturales en el Instituto Marqués de Santillana hasta su fallecimiento. Desde entonces es su hijo Alfonso Ceballos Horna, que curiosamente también es biólogo y farmacéutico, quien está al frente. La familia Ceballos dejó de gestionar la farmacia el 1 de agosto de 2015 que pasó en el mismo lugar a otra propiedad. El nuevo y joven propietario, Javier Lombilla, es hijo del actual alcalde de Puente Viesgo, Rafael Lombilla, natural del pueblo de  Hijas, lugar donde también nació el que comienza la saga: Antonio Ceballos Martínez.

     Jose Antonio Ceballos Gómez (1922-1981 ) nació en Torrelavega el día 4 de abril de 1922 (Libro 79, folio 566). Ingreso en la universidad de Madrid el día 20 de diciembre de 1938 y obtuvo el título de farmacia durante el curso 1947/1948. Se casó con María Horna Requejo que había nacido en Zamora el 23 de enero de 1923 (Libro 74, folio 107 vto.) 



Jose Antonio Ceballos Gómez 1930
      
       Estudio la carrera de farmacia en la facultad de Madrid. El día 7 de octubre de 1947 pagó las tasas académicas para conseguir el ansiado Título de Farmacia. Alternó la gestión de la farmacia, que había heredado de su padre, con las clases de Ciencias Naturales que impartía en el Instituto de Enseñanaza Medía Marques de Santillana de Torrelavega. El nombramiento de profesor Interino lo obtuvo en el curso 1965/1966 con unos emolumentos anuales de ciento quince mil doscientas pesetas. 

     Antonio Ceballos Martínez fallece en Torrelavega el día 21 de agosto de 1969. Y su hijo Jose Antonio Ceballos Gómez el día 3 de noviembre de 1981. Los dos reposan en el cementerio de Geloria.



IMÁGENES PARA EL RECUERDO





 Caja de Socorro del Cuerpo de Farmacéuticos Títulares
Antonio Ceballos Martínez 1924



Curso en la Casa de la Maternidad de Madrid 1930
Antonio Ceballos Martínez




Jose Antonio Ceballos Gómez 1922




María Requejo Miró


María Requejo Miró casada con Alfonso de Horna Iglesias



María Requejo Miró madre de María Horna Requejo





Caja de la Farmacia Ceballos




Ingreso en la Universidad de Madrid de José Antonio Ceballos Gómez 
20 diciembre 1938




Correspondencia con el Hotel Valenciaga 1942




Pastillero de la Farmacia Ceballos



Título de Farmacia de José Antonio Ceballos 1947/1948


Examen de Grado en Santiago de Compostela 1914
Obtención del título de Farmacia 1916


Certificado académico de Antonio Ceballos Martínez
1941/1942


Registro Civil de Torrelavega. 
Nacimiento de Jose Antonio Ceballos Gómez


Registro Civil Zamora.
Nacimiento de María Horna Requejo 1923


Nombramiento como Profesor Interino de Ciencias Naturales 
Instituto Marques de Santillana 1965/1966
Antonio Ceballos Gómez


Título de Farmacia de Jose Antonio Ceballos Gómez
Pago de Tasas 1947


Carnet de la Facultad de Farmacia de José Antonio Ceballos Gómez 1944


Carnet Instituto de Segunda Enseñanza de Torrelavega
Jose Antonio Ceballos Gómez 1923/1924


Universidad Central de Madrid 1939/1940
Jose Antonio Ceballos Gómez




Título de Ciencias Químicas de Jose Antonio Ceballos Gómez





Gracias a la familia Ceballos por sus aportaciones y en especial a Pilar Ceballos  Horna por su generosidad. 

Más información en la página 312 del libro El Banco de Torrelavega, 1920/1942 cuyo autor es el mismo que el de este blog.