domingo, 26 de febrero de 2012

La Iglesia de la Plaza de los Granos


         Los primeros pobladores de este lugar vivían en la falda del venerado monte Dobra cuando las aguas lo inundaban todo. Al retirarse a sus cauces, nace una fértil vega que da origen a nuevos asentamientos. Así nace una pequeña aldea que se configura, más tarde, alrededor del Palacio de los señores de la Vega. El palacio, la iglesia y la plaza conformaban el todo y la nada. Era lo que había.  Pero años antes aquella iglesia era solo una pequeña “capilla oratorio que está incluida dentro de las murallas y palacios, su jardín con naranjos, limoneros y perales, y los fosos y contrafosos que circundan y rodean. El palacio tiene dos torres almenadas y que hay otra torre, donde están las campanas y una tribuna que da al palacio, para oír misa y la sala de audiencia con las armas de la casa y un Santo Cristo, todo dentro de las murallas”. Poco tiempo después la capilla sufrió una transformación añadiéndose dos naves más, la central y la de la epístola. La desaparición de las murallas y los fosos dio origen a la Plazuela del Grano. A esta iglesia de Santa María se la llamó en el siglo XX la de la Consolación y la vieja. Debió construirse en el siglo XIV según el codicilo de Gonzalo Ruiz de la Vega. En aquellos tiempos la iglesia parroquial que estaba situada en el lugar de Pando, Sierrapando, y pertenecía al Monasterio de Oña.
       La iglesia de Santa María de la Vega estaba situada en la llamada, por entonces, Plazuela de los Granos. A su derecha se puede observar los restos de una de las torres que formaba parte del palacio de los señores de la Vega. El palacio, la iglesia y la plaza constituían y dibujaban el lugar de La Vega. 
Posted by Picasa