miércoles, 27 de marzo de 2013

Compañía General de Electricidad Montaña, 1894



La luz eléctrica da sus primeros pasos en la villa de Torrelavega con la creación de La Compañía General de Electricidad Montaña, el día 28 de septiembre de 1894. Cinco meses antes  que pasase de villa a ciudad. Para tal fin y ese mismo día,  se reúnen en al salón de actos del consistorio municipal, situado entonces en la Plaza del Grano, los accionistas que van a constituir  la sociedad de alumbrado eléctrico que va a cambiar la fisonomía del lugar. Se acabaron los faroles.

         La sociedad tenía como objeto fundamental “la producción de electricidad y el suministro de la misma en Torrelavega para el alumbrado”. El domicilio social “la villa de Torrelavega” y se asignaba una duración societaria de 99 años. Se constituye con un capital social de 125.000 pesetas dividido en acciones de 100 pesetas cada una.  Fueron suscritas 1.250 acciones.
      La reunión, que comenzó a las 10 de la mañana,  la presidió en calidad de accionista y secretario provisional de la sociedad Gregorio Martin Blanco (1849-1905) alcalde de la villa. Allí estaban representados los dos tercios del total de las acciones. Acto seguido tomó la palabra Guillelmo Gómez Ceballos (1861-1916) que dió cuenta de los estatutos que posteriormente fueron aprobados por unanimidad.  Y solo quedaba la elección del consejo de administración que iba regir la marcha de la empresa. Los estatutos concretaban el número, once vocales y cuatro suplentes.
      Los elegidos fueron los siguientes accionistas: Casimiro Gallo, Francisco Macho Fernández, Ernesto García Gómez, Luis Ruiz Rebolledo, Isidro Diaz-Bustamante Blanco, Hipólito Plata, Manuel Carrera Campuzano, Francisco Rodríguez, Gregorio Martin, Bernardo Argumosa y Guillelmo Gómez Ceballos. Siendo este último designado para ser el primer presidente de la sociedad. Como secretario fue elegido, con plaza en propiedad, Luis Ruiz Rebolledo. Siendo elegidos como accionistas suplentes del consejo: Pedro Sañudo, Doroteo Martinez, Justo Alonso Astulez y Francisco Teira.
      Participaron en la elección los accionistas allí presentes que además de los ya citados fueron: Ángel Alonso, Manuel Macho, Pedro Saro, Francisco Carral, Francisco González Quijano, Cesáreo Varela, Celestino García, Manuel Herrero, Manuel Rubín, Rufino Fernández Abascal, Luis Cotera Presmanes, Policarpo Mazón, José Joaquin Vélez, Ricardo Gómez Ceballos, Saturnino Arroyo, Manuel Trugeda de Velasco y Fernando Viaña.
        El día 20 de diciembre de 1895 se inaugura la luz en Torrelavega que es suministrada por la Compañía General de Electricidad Montaña y José Sañudo Cano  será su director.


sábado, 9 de marzo de 2013

Sixto Payno Juanco (1869-1953), abogado y juez municipal



Sixto Payno Juanco (1869-1953) nació en Torrelavega. Era nieto, por línea paterna, de Juan Manuel Payno de las Cuevas y Rodríguez de la Torre que regentó un comercio de vinos y licores en el número 6 de la calle Carretas de Madrid y Juana Alonso Marcos. Y por línea materna de Juan José Juanco de Landa y de María Manuela Iturvide Almirantearena. Sus padres, Román Payno Alonso y María Inés Juanco Iturvide contrajeron matrimonio el día 2 de mayo de 1866. Sixto Payno Juanco fue miembro de la junta directiva de la sociedad Círculo de Recreo de Torrelavega en calidad de bibliotecario. Publicó, en 1897, el “Catalogo de la Biblioteca” con más de 1.500 volúmenes. Estudio la carrera de derecho y más adelante, ya en 1898, ejerce como abogado y Juez Municipal. Fue director de la sucursal que el Banco de Mercantil tenía en Torrelavega pasando más adelante a ocupar la dirección de este banco en la capital de la provincia. Años después será nombrado director del Banco de Aragón en Zaragoza. Desempeñó un papel destacado en la creación de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega. Intentó en todo momento encajar los intereses de los comerciantes de Torrelavega con los de la capital de la provincia. No siempre lo consiguió. Formó parte de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de la Provincia de Santander y fue estrecho colaborador de su presidente. Ocupó la presidencia de la Comisión de Reglamento de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de la Provincia de Santander, el día 16 enero de 1911, que es cuando Antonio Fernández Baladrón, toma posesión y sustituye en la presidencia de la Cámara provincial, la única que existía en aquel tiempo, a Ramón Pérez Eizaguirre. Por lo tanto era de su equipo directivo y un colaborador muy cercano. Sixto Payno Juanco tuvo en todo el proceso de creación de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega una actuación destacada. Intervino en muchas de las reuniones que celebraron los comerciantes de Torrelavega con los representantes de la Cámara provincial. Destacada fue su intervención en la reunión que se celebró en Torrelavega en los salones del Círculo de Recreo. Su postura siempre fue clara. De compresión a los intereses de los comerciantes de Torrelavega sin olvidar su pertenencia a la Cámara Provincial.




Sixto Payno Juanco fué un ferviente creyente, católico, apostólico y romano. Se casó con María Cecilia Mendicouague López (1879-1948), el 22 de noviembre de 1898. Del matrimonió nacerán 12 hijos, cuatro de ellos mueren siendo muy jóvenes. Los demás llevarán los nombres de Ángel, Sixto, Román, Manuel, José, Cecilia, Agustín y Antonio. Falleció Sixto Payno Juanco en Madrid en 1954, donde ya vivía desde hacía varios años. Está enterrado en la Sacramental de San Justo, en la capital de España, en donde también reposan los restos de su mujer y sus hijos José y Agustín.
Pueden encontrar más información sobre esta persona en el libro escrito por el autor de este blog titulado: Los comienzos de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega.