jueves, 16 de mayo de 2013

Valentín Sollet Alonso (1872-1936), curtidor y afrancesado




Valentín Sollet Alonso (1872-1936) regentó en Campuzano, Torrelavega, una tenería francesa que había fundado su padre, Benito Sollèt Guilçou, en la segunda mitad del siglo XIX. En el siglo XVIII surge la industria del cuero, en la antigua provincia de Santander, como casi todas las actividades económicas de la época, vinculada al puerto y al camino de Castilla. A finales de ese siglo comienza, tímidamente, el desarrollo industrial de Torrelavega, que alcanza su mayor esplendor en las primeras décadas del siglo XX. La historia de este importante industrial comienza en la región de Aquitania, en los Pirineos Atlánticos. Allí nacerán, en la segunda mitad de mil setecientos, concretamente en Lahonce, Juan Bautista Sollèt y Graciana Bordelès. Del matrimonio entre ambos nacerá Juan Sollèt Bordelès (1802-1882) que se va a casar con Juana Guilçou Noguès (1800-1869) que era natural de San Juan de Luz, Francia. De su unión nacerán cinco hijos: Petra, nacida en 1835; Valentín, en 1841; Emilia, en 1842; Melquiades, en 1845; y Benito, en 1846. Juan Sollèt Bordelés, con ascendencia bretona y alsaciana, pertenecía a una familia burguesa con grandes inquietudes políticas. Fue un “emigrante político” que llegó a España durante la época de las turbulencias que precedieron a la caída del II Imperio napoleónico. Cuando hizo el viaje a España, no vino solo, fueron otros compatriotas, emigrantes franceses, los que le acompañaron. Nos estamos refiriendo a los Etchart, a los Mendicouague y a los Aguerre, todos creadores de fábricas de curtidos, tenerías francesas, que perduraron hasta las postrimerías del pasado siglo XX. Una vez en Santander, Juan Sollèt Bordelès funda una tenería francesa en el número 18 de la calle San Fernando. Allí comenzará su andadura y aprenderá las primeras lecciones sobre las pieles y los curtidos, su hijo Benito Sollèt Guilçou (1846-1884), padre de nuestro industrial. Este, que había nacido el día 12 de enero, construye una tenería francesa en Torrelavega, creemos que antes de 1870. Una vez instalado se casa con la española Remigia Alonso y Agudo. Su primer hijo será el único varón: Valentín Sollet Alonso. Más adelante nacerán dos hijas, Françoise y Amparo.
            Valentín Sollet Alonso había nacido el día doce de abril de 1872 en la casa de sus padres en Campuzano. Con 30 años, el día 7 de julio de 1902, se casa con Victoria Gómez Martínez (1884-1972). Su mujer había nacido en Torrelavega el once de enero de 1884 y era hija de Rufino Gómez y Encarnación Martínez, empresarios castellanos radicados en Torrelavega. Rufino Gómez regentaba en la capital del Besaya  Bodegas Gómez y era uno de los mayores comerciantes de vinos de su época. El matrimonio de Valentín Sollet y Victoria Gómez tuvo siete hijos: Amparo, Amalia (primera hija con este nombre), Benito (1905-1937), María Ángeles, Valentín (1911-2007), Amalia y Eduardo. Debido a que en aquellos años la mortalidad infantil era muy alta, sus dos primeras hijas, Amparo y Amalia (1ª), fallecen en la primera infancia. Era un hombre bohemio, afable y de buen trato. Lector empedernido en francés, idioma que hablaba con sus hijos, y muy atento a su aspecto físico y buena indumentaria. Amigo inseparable con el que daba largos paseos de Isidro Díaz-Bustamante Blanco. Valentín Sollet Alonso fue concejal del ayuntamiento de Torrelavega en los años de 1928/1930 y además, ocupó el cargo de vocal, contador del Círculo de Recreo de Torrelavega  llegando más tarde a la presidencia de la sociedad más antigua de la ciudad en 1930. Una enfermedad pulmonar irreversible acaba con la vida en 1936, muy pocos meses antes del inicio de la guerra incivil que se llevará por delante a su hijo mayor, Benito, quién ya antes de la muerte de su padre se había hecho cargo de la empresa familiar. Durante este conflicto, Curtidos Sollét fue confiscada algunos meses, y a su frente estuvo entonces su viuda, Victoria Gómez Martínez, tiempos en que sus hijos menores, Amalia y Eduardo, habían sido trasladados a Francia por un buque de esta nación que evacuó a ciudadanos belgas y franceses, en los primeros meses del último conflicto fratricida español. Su segundo hijo varón, Valentín Sollet Gómez dirige las riendas de la empresa junto a su hermano Eduardo, entonces estudiante de Ciencias Químicas, que es quién establece nuevas técnicas del curtido. Valentín Sollet Alonso forma parte como industrial, junto a otros comerciantes, de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega. No en los inicios, sino a partir del año veinte del siglo veinte. Es elegido, concretamente, el día 29 de marzo de 1921. Al año siguiente cuando su amigo Isidro Díaz-Bustamante Blanco ocupa la presidencia asciende hasta ocupar la tesorería de la junta Directiva. Conoce la nueva sede en la Llama donde acude por última vez a la sesión celebrada el 3 de junio de 1935. 




Muere a los sesenta y cuatro años en su casa, en el número diez de la calle de José María de Pereda de Torrelavega, el día 19 de mayo de 1936. Su cuerpo al igual que el de su esposa, que fallecerá 36 años después, concretamente el día 24 de enero de 1972, yace en el cementerio de Geloria en la Llama de Torrelavega.

Para más información ver la biografía que sobre Valentín Sollet Alonso  contiene el libro  "Los comienzos  de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega" que ha publicado en diciembre de 2012 el autor de este blog.