jueves, 26 de septiembre de 2013

Florencio Ceruti y Castañeda (1859-1924), barón de Peramola y Peracolls


            La historia de la persona que más contribuyó a la modernización de Torrelavega en el primer tercio del siglo XX Florencio Ceruti y Castañeda comienza hace aproximadamente dos siglos en Italia, concretamente en Milán. Su padre Florencio Ceruti Pastor que había nacido en Barcelona en 1817, fue teniente coronel de infantería. Cuando contaba treinta y cuatro años se casa, el día 8 de junio de 1851, con María de las Mercedes Castañeda Navarrete de veintinueve años, que había nacido en Ganzo en 1822. María Mercedes era hija de José Castañeda Quijano, teniente coronel, comandante de Infantería retirado, natural de Ganzo, y de María del Carmen Navarrete y Torre, nacida en la Seo de Urgel, Cataluña. De este matrimonio nacerá en Tarragona, Florencio Ceruti y Castañeda el día 29 de septiembre de 1859. El nacimiento se produjo en esa ciudad por estar allí destinado su padre que en aquella época vivía en aquella ciudad catalana.
            Florencio Ceruti y Castañeda, después de pasar una corta etapa en Tarragona, se traslada a vivir a Ganzo, a la casa de los Castañeda (antes de los Carriedo), propiedad de la familia de su madre. El joven Florencio, con 16 años, va a vivir a Madrid para realizar sus estudios. En la capital de España conocerá y compartirá pupitre con muchos compañeros que más adelante ocuparán importantes puestos en el gobierno de la nación. Amistades que, más tarde, le ayudarán a conseguir importantes proyectos para Torrelavega cuando en tres ocasiones ocupe la alcaldía de la ciudad. En este mismo año de 1876, cuando era un mozalbete, vivía en la calle del Comercio de Torrelavega junto a su madre Mercedes de Castañeda en la casa de sus tíos, por línea materna; Pedro, Carlos, Carmen y Margarita Castañeda y Navarrete. Finalizados sus primeros estudios se inscribe en la Academia de Ingenieros del Ejército en Guadalajara. El joven Florencio Ceruti y Castañeda con 17 años ingresa en la Academia el día 26 de julio de 1876. Un año después, en el examen celebrado en julio de 1877, obtendría la calificación de aprobado. Estará en la Academia de Ingenieros aproximadamente cuatro años. El 10 de agosto de 1880 con 21 años de edad abandona la academia. Desiste de ser militar.
            Años después decide matricularse y estudiar la carrera de Hacienda. Una vez concluida desempeñaría la actividad de Administrador de Contribuciones y Rentas. Comenzó su destino, el joven Florencio, siendo aspirante de primera clase de la Administración de Propiedades e Impuestos de la provincia de Cuenca. Posteriormente, el 21 de noviembre de 1883, será nombrado para desempeñar igual cometido en Teruel. Hasta llegar a su destino definitivo, en Santander el día 18 de noviembre de 1886.
            Tres meses después, el 16 de abril de 1887, contrae matrimonio. Se casa con Dolores Fernández Alcalde que era natural de Barros. De esta unión nacerán cuatro hijos; tres niños y una niña a los que pusieron los nombres de: Florencio, Manuel, Luis y Mercedes. Tras el fallecimiento de su primera mujer, se casa en segundas nupcias con una hermana de esta; María Fernández Alcalde con la que no tuvo hijos.
            Florencio Ceruti y Castañeda mantuvo una gran relación con el pueblo de Ganzo y con su puente. Ya que allí poseía, como ya hemos dicho, una magnifica, casa con portalada e iglesia, que había heredado de los Castañeda. En 1903 siendo alcalde repara este emblemático puente porque el tramo central de madera, se encontraba tan deteriorado que amenazaba ruina.
            La rica personalidad de Florencio Ceruti no se puede entender sin conocer su faceta política, su vertiente cultural y, por último, su presencia activa en la sociedad que le tocó vivir. Estamos, por tanto, ante una personalidad con muchas facetas. En lo referente a su dedicación política tenemos que situarle en la esfera del partido liberal, del que llegó a ser su presidente. Los liberales tenían su sede en el Circulo Liberal que en un principio estuvo situado en el actual boulevard para más tarde ocupar una finca propiedad de Demetrio Herrero.
            En 1898 era Gervasio Herrero González el máximo regidor de los destinos de Torrelavega. Lo fue hasta que el día 14 de agosto de 1901 tomó posesión en su primer mandato de alcalde Florencio Ceruti y Castañeda. Este primer periodo durará hasta que le sucede en la alcaldía Santiago Sañudo Cano, el día 1 de enero de 1904. Un año y medio después, el día 12 de agosto de 1905, Florencio Ceruti y Castañeda vuelve a ocupar la alcaldía por segunda vez. No durará mucho este segundo mandato. Le sucederá su amigo Federico Rodríguez Piró que toma posesión de alcalde de Torrelavega el día 7 de febrero de 1907. Su tercer y último mandato abarcará el periodo comprendido entre el 27 de noviembre de 1909 hasta los primeros días de 1914, aunque tres meses antes había presentado su renuncia.





              Intervino, mientras fue alcalde, en inauguraciones de proyectos que otros habían iniciado. Así en la sesión municipal del día 24 de mayo de 1909, se aprueba, a propuesta suya; “que el camino que va de esta ciudad a Viérnoles se le designe con el nombre de Joaquín Fernández Vallejo”. También se aprueba, que a la calle de la Libertad, que se extiende desde la Plaza de Baldomero Iglesias hasta la Casa Comercio de D. Gabino Teira, se le ponga el nombre de Serafín Escalante”. Las intrigas y los personalismos dentro de la familia liberal hacen que abandone este partico. Ya en el 1915, que se celebran elecciones a Cortes, lo hace por el partido Conservador.  En los primeros días del mes de marzo de este año es proclamado como diputado a Cortes, por el distrito de Torrelavega-Villacarriedo, a Florencio Ceruti y Castañeda.
            Durante su mandato de alcalde la ciudad da un salto cualitativo. Las obras realizadas embellecieron a la Plaza Mayor, a la calle Ancha, a la denominada de Santander, y también, a la de la Paz y a la calle Mártires. Se construyó la Plaza de Abastos. Se actuó mejorando los accesos a la estación llamada del Norte y bajo su mandato se consiguió aumentar la seguridad de Torrelavega cuando comenzaron a patrullar dos parejas del Cuerpo de Seguridad que había sido fundado por el conde de Romanones. Mejoró el saneamiento en la ciudad al encauzar al río Sorravides y al crear una amplia red de alcantarillado. Aunque las ferias ganaderas existían desde hacía mucho tiempo, puso en marcha, exitosamente, la exposición de ganados anual que atrajo numeroso público y gran cantidad de reses.
            A principios del siglo XX comienza la construcción de la calle Avenida del Cantábrico que comunica la estación del ferrocarril del Cantábrico con la calle del Comercio. Cuatro años antes, en 1907, concretamente el 3 de octubre, es cuando se embellece esta calle al instalar una fuente con el busto al doctor Rebolledo que había fallecido el año anterior, concretamente el día 13 de mayo de 1906. Quizás, a Florencio Ceruti y Castañeda se le recuerde por dos obras que trascienden a su tiempo: la creación de la Cámara de Comercio y la Traída de Aguas de Cohicillos. En 1907 la ciudad contó con agua corriente.
            La relación con el periodismo de Florencio Ceruti comienza en Madrid como redactor de “El Tiempo” para más adelante trabajar en San Sebastian en el periódico “La Verdad”. Más adelante pasa a fundar, ya en Torrelavega, el semanario de ideología liberal “El Liberal Montañés (1897-1903). Era éste un semanario político editado en la imprenta El Dobra. El teatro y la poesía eran dos de sus grandes aficiones. Su bautismo literario se produce cuando resulta premiado por una “quintilla” (cinco versos de arte menor) que envía a un concurso que patrocina el semanario de humor “El Madrid Cómico” (1880-1912). También era aficionado a escribir letrillas. Una de ellas daría la vuelta al mundo. El maestro Lucio Mediavilla (1890-1957), que había contraído nupcias con la cantante italiana María Luisa Felici hacia frecuentes visitas a la ciudad donde nació.
            El teatro era otra de las aficiones de Florencio Ceruti. Fue autor teatral destacando con dos obras, “Don Dinero” y “Santander en cosmorama” que fueron estrenadas en Torrelavega con notable éxito. La noche del domingo 28 de junio de 1914 se estrena en el Coliseo de Torrelavega la obra: “La suerte manda o la cosa es pasar el rato”. Obra compuesta por Florencio Ceruti y Mario Bretón. Con notable éxito de público y crítica. Por último, también identificamos una obra que en beneficio del Batallón de Exploradores preparaba en el mes de enero de 1917 por ser uno de los promotores. 
            Socialmente Florencio Ceruti y Castañeda intervino en muchas de las instituciones que existían en aquellos años. También participó en innumerables actos sociales y culturales. Algunos de ellos por su importancia me propongo referenciar. Uno de ellos se celebró, en otoño de 1912, un emotivo homenaje al que fuera, durante más de treinta años, párroco de Torrelavega: Ceferino Calderón Diez.  Había varios motivos para homenajearle pero destacaba sobre todos: la construcción de la magnífica iglesia por la que tanto había luchado; la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.
            La relación de Florencio Ceruti con la sociedad Círculo de Recreo fue larga y comprometida. Ocupó la secretaría entre 1897/1899. Fue vicepresidente y dos veces presidente. Comprometido socialmente con la ciudad, ocupó diversos cargos en instituciones locales con amplia representación en la sociedad. Por ejemplo, fue presidente del Batallón Infantil de Cazadores de Torrelavega, fundado en 1911, precursor de la Banda de Música Municipal de Torrelavega. También fue uno de los fundadores de la benéfica institución El Tiro Nacional que daría como resultado la instalación de una Escuela Militar. Era el año 1913, cuando Félix Ojeda que era el capitán responsable de la Caja de reclutamiento de Torrelavega, y uno de los mejores tiradores a nivel nacional, inicia el proyecto.

            Florencio Ceruti Castañeda, Barón de Peramola y Peracolls, muere, a los 65 años de edad, en el castillo de su propiedad situado en la playa de los locos de la villa de Suances, el día 7 de septiembre de 1924, estando enterrado en el cementerio de Geloria en la Llama de Torrelavega. Con motivo del centenario de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega (1913-2013) la familia de este ilustre convecino, a petición del grupo de opinión Quercus, remozó su tumba.



Para más información ver la biografía que sobre Florencio Ceruti y Castañeda contiene el libro  "Los comienzos  de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega" que ha publicado el autor de este blog.