martes, 19 de noviembre de 2013

Gervasio Herrero González (1841-1902), abogado y republicano



             Nunca pensaron los bisabuelos de Gervasio Herrero González, Santos Herrero y Micaela Calleja, que vivían en el lugar de Selaya hacía 1740, que un biznieto suyo iba ser abogado y político de Torrelavega en el siglo XIX. Fruto de este matrimonio nacerá el abuelo paterno de Gervasio, Juan Herrero que se casa con Lorenza Fernández. De esta unión nacerá el 3 de enero de 1810 el padre de Gervasio, Valentín Herrero. Todos  naturales de la villa pasiega de Selaya. Por línea materna los bisabuelos de Gervasio, José González y Juana Diego, también vivían en Selaya. De este matrimonio nacerá el abuelo materno de Gervasio, Francisco González que se va a casar con Joaquina Barquín. De esta unión nacerá la madre de Gervasio, Josefa González (1815-1894).
            Los padres de nuestro biografiado Valentín Herrero Fernández (n. 3 enero 1810) a la edad de veinte años se casa con Josefa González Barquín (n. 17 septiembre 1815) de quince. La ceremonia se celebra, el día 24 de mayo de 1830, en la iglesia de Juan Bautista de Seleya.  Van a vivir al pueblo de  la madre de esta, Villanueva de la Peña. Allí nacerán cinco de los nueve hijos que tendrá el matrimonio: Luciano (1835-1905), Ceferino, Demetrio, Dominica y Gervasio, los demás nacerán ya en Torrelavega. En 1842  bajan a vivir a la villa de Torrelavega  donde Valentín Herrero abre una tienda de tejidos en la calle de la Estrella. Allí verán la luz los cuatro últimos hijos: Félix (n. 1847), Ángel (n.1850), Federico (n. 1854) y Leopoldo (n.1857).  En 1849 se producirá un hecho que Gervasio revertirá pasados unos años: se confirman en la fé católica en iglesia de Nuestra Señora de la Consolación de Torrelavega él y sus hermanos Ceferino y Demetrio.
            Santiago Gervasio Herrero González (1841-1902) nació en Villanueva de la Peña, provincia de Santander 1841. Con trece años deciden que estudie en colegio de los Escolapios de Villacarriedo. “Cursa Latinidad y Humanidades” durante tres años con una nota media de notable. Al terminar sus primeros estudios se matricula, en el mismo centro religioso en el curso 1857-1858 de Filosofía. Por enfermedad no se presentó a los exámenes finales del primer curso y abandona Villacarriedo para proseguir sus estudios en el instituto provincial de Santander donde obtiene el título de grado de Bachiller en Artes con brillantes notas en 1861.




            Se traslada a Madrid y se matricula en la Universidad Central en Derecho y dos años después en Filosofía y Letras. Vive en el número 11 de la calle Pizarro y su fiador, Luis Aparicio, en el número 90 de la calle Mayor. En 1864 obtiene el traslado a la Universidad de Valladolid donde termina la carrera de derecho. Es durante esta época cuando Gervasio Herrero abandona la fé católica y abraza el laicismo y el librepensamiento hasta su muerte. Una vez en Torrelavega escoge estar junto a los más desfavorecidos. Funda junto a su hermano Luciano y otros amigos una escuela laica y la sociedad Casino Republicano del que fue su primer presidente. En el comedor de este centro cívico estuvo colgado durante muchos años un retrato de Gervasio Herrero González. Como político supo acreditarse como hombre de convicciones cabales, como librepensador fué incorruptible. Sus mayores placeres los encontró siempre en la conversación con sus amigos del Casino Republicano. Como filántropo no pasó día sin que los pobres recibieran de su mano limosnas. Por sus ideas políticas fue comparado al republicano y federalista Pí y Margall, por la gran semejanza que con él tuvo hasta en la hora de la muerte. Las muchas persecuciones políticas de que fué objeto cubrieron su cabeza de prematuras canas. Nunca se casó permaneció soltero.
            Murió en su casa de Torrelavega, a los sesenta y un años, el día 4 de diciembre de 1902 rodeado de sus amigos del Casino Republicano. Al día siguiente a las doce de la mañana se celebró el entierro. Solemne y con gran cantidad de convecinos, más de 6.000, “no sólo de esta localidad sino también de los pueblos limítrofes y hasta de Santander”. Presidieron el acto un nutrido grupo de políticos progresistas. Por la familia su sobrino Bernardo Herrero; por el Casino Republicano de Torrelavega su presidente Alberto Velarde; por los librepensadores locales Maximiliano Gómez Abascal; por la Unión Republicana Antonio Molino; por los Federales Santanderinos José Quirós y por el grupo de anarquistas de la capital Emilio Canal. La comitiva recorrió las principales calles de la población, deteniéndose unos minutos debajo del Casino republicano, del cual fué el finado fundador y presidente, y cuyos balcones se veían cubiertos con paños negros y en uno de ellos lucia la bandera arriada y con grandes lazos negros. Continuó la comitiva por la calle Ancha hasta el cementerio civil, en donde hizo una sentidísima oración fúnebre el conocido orador republicano, miembro de este Casino, Alonso Velarde. Gervasio Herrero González fue enterrado en el cementerio civil de Geloria que se encontraba separado del católico por una extensa finca. Se da la circunstancia que fueron sus hermanos, Luciano, Demetrio y Federico los que cedieron los terrenos para la construcción de este cementerio civil que fue donado al Ayuntamiento en 1898.




No confundir a  Gervasio Herrero González abogado nacido en Villanueva de la Peña e hijo de Valentín Herrero y Josefa González con Gervasio Herrero González, comerciante, nacido en Novales e hijo de Juan Herrero  y Feliciana González y que fue alcalde de la ciudad.