martes, 21 de octubre de 2014

Ignacio Martínez-Conde Díaz de Entresotos (1886-1972), ferretero





Una de las primeras ferreterías que existía a principios del siglo XIX en la villa de Torrelavega era la de Pantaleón Sánchez, que llegó a ser su alcalde en 1866. "A esta ferretería llegó en 1853 Joaquin Hoyos, un chaval de San Felices de Buelna que venía para trabajar como chico de los recados. Con el paso del tiempo y debido a sus extraordinarias cualidades, se queda con el negocio"[1]. Estaba situado este establecimiento de Joaquin Hoyos Fernández (1842-1894) en la esquina de la casa de los Quijanos en la Plaza Mayor, cuando todavía está casa tenía nueve arcos. Durante esta época y sobre 1870, se instala en la calle del Comercio la ferretería de Pedro Campuzano Barreda (1834-1896), más adelante será su hijo César Campuzano Ruiz (1860-1940), que fue el primer presidente de la Cámara de Comercio en 1913, el que la modernice y la dé nuevos bríos.[2]
            Ya en el siglo XX y en sus primeros años se instala en la calle de la Estrella la Ferretería de Ignacio Pérez Canales (1880-1938)[3] para después ocupar su localización más emblemática en la calle Ancha. Existía otra importante ferretería,  la de Jacobo Díaz Iglesias (1863-1941)[4], que estaba situada en la otra esquina de la casa de los Quijanos que además daba a la calle Ancha. Siendo muy joven Ignacio Martínez  acudirá a esta ferretería para trabajar y a aprender el oficio, su dueño Jacobo Díaz Iglesias era su tío.




        Ignacio Martínez Díaz, que para ser más exactos era Ignacio Martínez-Conde Díaz de Entresotos, nació en Torrelavega el día 12 de mayo de 1886. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación. Era uno de los once hijos del matrimonio formado entre Fernando Martínez-Conde Saiz Mesones y  Frodolina Díaz de Entresotos[5] Iglesias, natural de Viveda[6], hermana del ferretero y acaudalado torrelaveguense Jacobo Díaz Iglesias. El padre de nuestro ferretero había nacido en Silió el día 4 de Agosto de 1847[7].

            A finales del siglo XVIII vivían en el lugar de Resconorio, que todavía gozaba de ayuntamiento propio, Pedro Martínez-Conde y Joaquina Fernández Cano tatarabuelos de nuestro biografiado. Aquí fue donde nació Fernando Martínez-Conde Fernández-Cano. Pronto se trasladaron a vivir al valle de Iguña, concretamente a San Martín de Quevedo. En este lugar se casa Fernando[8] con Josefa Rebuelta González de Bustamante (n. 1777), el 26 de enero de 1805.[9]

De este matrimonio nacerá el abuelo de nuestro ferretero, Manuel Martínez-Conde Revuelta en San Martín de Quevedo[10], el día 28 de diciembre de 1807. En Silió conoce a la que será su mujer, Ramona Saiz Mesones[11]. La ceremonia se celebra en la iglesia parroquial de San Facundo y San Primitivo, el día 29 de enero de 1835[12]. De esta unión nacerá Fernando Martínez-Conde Mesones el día 4 de agosto de 1847,  quien conoce a Frodolina Díaz de Entresotos Iglesias[13] con la que se casa. Son los padres de nuestro comerciante.





Sobre 1908, después de cumplir los veinte años, se independiza y monta su propio negocio, “Ferretería  Ignacio Martínez”. No escogió mala calle. Instaló su negocio en la calle del Comercio esquina con la de Ruiz Tagle, hoy Jose María de Pereda. A su derecha se encontraba el surtidor de gasolina de Quintín Mayoral,  a su izquierda la Farmacia de Antonio Ceballos[14] , y seguida a esta, la Fonda Vda. de hijos de Tiburcio Bilbao,  posteriormente Hotel Bilbao, que terminaba en la esquina con el Boulevard. Había elegido bien, era la calle más comercial de la ciudad.
Una de sus clientas Virginia Hoyos García que había llegado de Cádiz donde vivía para para pasar los veranos,  pronto será su mujer. La conoció en la misma ferretería. Los padres de su futura mujer, Ramón Hoyos y Juliana García Hoyos, aunque nacidos en Serdio, Cantabria, vivían en Cádiz. Allí nació y vivió Virginia aunque siempre conservaron la casa de Serdio. Un día de verano, estando Virginia en el pueblo de su padre, fue a comprar un mueble  a la ferretería y mueblería  de Ignacio Martinez. Le vendió el mueble que le gustaba el que más adelante será su marido. Allí empezó todo.
            Se casan[15] en el pueblo de Serdio en la iglesia parroquial de San Julián Mártir, el 14 de agosto de 1911. El matrimonio tuvo cuatro hijos. Matilde, religiosa de los SS.CC.; Carmina casada en Santander con Julio Coterillo; Dolores  casada en Santander con Julio Suarez  y  Ramón Martínez Hoyos, médico de Torrelavega y casado con Maria del Carmen Bretones. No trabajó en la ferretería  muchos años. Se retiró bastante joven y se dedicó a sus negocios, compraba y vendía fincas.  Era una persona muy integrada en la vida social de Torrelavega. Socio de La Coral y de la decana del futbol provincial, la Real Sociedad Gimnástica de la que fue un gran seguidor. Cuando dejó la ferretería un hermano suyo,  Modesto Martínez Díaz, se quedó a su cargo.
Vivió Ignacio Martínez Díaz en una casa que había construido en 1914 Valentín García Corona en la esquina entre la calle Mártires y la del General Ceballos. La fachada principal, donde tenía la entrada y que daba a la calle Mártires, estaba adornada con una llamativa verja de hierro. Tuvo como vecinos a Leopoldo Bárcena, director de la Real Compañía Asturiana de Minas y al taxista “El Inglés”[16].
            Ignacio Martínez-Conde Díaz de Entresotos murió en Santander el día 28 de Mayo de 1977. Sus restos fueron depositados en el panteón  familiar de los Martínez Hoyos en el cementerio de Geloria en la Llama de Torrelavega.

           






[1] Izaguirre Cobo, José; 22 calles de Torrelavega, pág. 72
[2] Bustamante Gómez, Tomás; Los comienzos de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega, pág.102/117. También en http://www.torrelavegantigua.com/2014/02/cesar-fernandez-fernandez-1882-1949-con.html
[3] Bustamante Gómez, Tomás; Los comienzos de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega, pág. 150/157. También en http://www.torrelavegantigua.com/2013/06/ignacio-perez-canales-comerciante-y.html
[4] Bustamante Gómez, Tomás; El Banco de Torrelavega 1920/1942, pág. 609/614.  También en http://www.torrelavegantigua.com/2013/10/jacobo-diaz-iglesias-adinerado-banquero.html
[5] Ver antecedentes genealógicos de Frodolina Díaz de Entresotos Iglesias en http://www.torrelavegantigua.com/2013/10/jacobo-diaz-iglesias-adinerado-banquero.html
[6] No existen registros matrimoniales de esas fechas.
[7] Libro de Bautismos de Silió  (1702-1857), folio 190 vto.
[8] Libro de Matrimonios de San Martín de Quevedo (1764-1889), folio 81 vto.
[9] Josefa era hija de Antonio González de Bustamante y Josepha Fernández Estrada.
[10] Libro de Bautismos San Martín de Quevedo (11786-1842), folio 329.
[11] Libro de Matrimonios Silió (1702-1875), folio 167.
[12] Ramona era hija de Joseph Saiz Mesones y de Basilia de Therán Muñoz.
[13] Frodolina había nacido en Viveda el 27 de agosto de 1850 y era hija de Anselmo Díaz de Entresotos y de Dorotea Iglesias, vecinos ambos de Sierrapando.
[14] Ver http://www.torrelavegantigua.com/2012/05/la-farmacia-ceballos.html
[15] Ver anotación en Bautismo de Ignacio Martinez Diaz, libro 13 de Bautizados Torrelavega (1835-1890), folio 2 vto.
[16] Izaguirre Cobo, José; 22 calles de Torrelavega, pág. 22.