domingo, 27 de enero de 2019

Edificios y Lugares Antiguos. El sitio de la Regata. Tres siglos de historia



Plano del maestro de obras Pablo Piqué y Camí, 29 noviembre 1890
Archivo Municipal Torrelavega



A finales del siglo XVII existía un lugar colindante a la primitiva calle de la Consolación que se denominaba el “sitio de la Regata”. Es muy probable que al igual que el “huerto del regato”  propiedad de Teresa Villa, situado en la prolongación de la antigua  calle Ancha con el lugar de la Llama,  se denominaran así por ser lugares por donde discurría agua encauzada. Para más inri el camino que comunicaba la iglesia de la Consolación y la Plazuela del Sol, antes de la construcción de la calle Consolación, se denominaba la Calle de la Rivera.

El “sitio de la Regata” era propiedad de Antonio Ruiz de Villa y Gómez del Piélago[1]. Estaba situado a la derecha según bajabas de la Llama y discurrías por la calle del Rincón hacia la de la Consolación. Esta calle, que era la más importante de la Villa, comunicaba la iglesia del mismo nombre con la ermita de San Bartolomé en Miravalles, cerca de donde en 1810 se construye el Cementerio municipal de Geloria.

El propietario de este lugar, Antonio Ruiz de Villa y Gómez del Piélago (*1764-1810) había nacido[2] en Torrelavega “sobre 1764”. Fue un destacado comerciante que construyó en el sitio de la Regata el “Almacén de la Regata” donde se despachaba de casi todo: “vino, aguardiente, aceite y otros comestibles”. Fallece Antonio Ruiz de Villa[3] con tan solo 46 años, y curiosamente su enterramiento será con el que se inaugura el cementerio de Geloria. Su negocio, la Compañía  La Regata que era así como se llamaba, pasó a ser gestionado por su mujer, María González Campuzano, y su hijo Joaquín. Ella, enferma y ciega cede definitivamente el negocio a su hijo. En ese momento “había en la compañía, además de los productos de venta y sus vasijas,  veinte mil reales”. En 1837 Joaquín convierte el Almacén de la Regata en sociedad con un capital de 43.000 reales de vellón.


Plazuela del Sol. Colección Tomás Bustamante


Años después, en 1841, Joaquín Ruiz de Villa y González-Campuzano (1791-1859) derriba este almacén y construye una casa de un solo piso en el “sitio de la Regata” exactamente en la confluencia entre la calle Consolación y lo que más adelante será la calle de  Argumosa. Es importante no confundir a esta persona con su nieto, con el mismo nombre y mismos primero y segundo apellido, que fue alcalde de Torrelavega en dos ocasiones, Joaquín Ruiz de Villa y González-Campuzano (1850-1932). 

El abuelo de nuestro alcalde era un comerciante hacendado. Constituyó, junto a su cuñado Juan Manuel González Campuzano, su hijo Juan María González Campuzano y Nicolás Ceballos, una sociedad de “tráfico de vinos y administración de aguardientes”. Esta “sociedad, en el balance correspondiente a 1829, disponía de 62.000 reales de vellón”. Cuatro años antes, también había formado parte de esta sociedad “el vecino de la villa de Torrelavega José Macho del Barrio, hasta que se marchó a vivir a Andalucía”.

Cincuenta años después, el 2 de enero de 1891, su nieto, nuestro alcalde, solicita derribar la Casa de la Regata y construir un edificio de dos plantas que perdura hasta nuestros días. En los bajos de este bonito edificio se instaló la Imprenta Antonino, en su primera sede, antes de ocupar la que va a ser más conocida en la Plazuela del Sol. Frente a este edificio se encontraba la Farmacia de Cacho que pasará en los primeros años del siglo XX a ocupar el local que deja libre la Imprenta y librería de Antonino Fernández[4].

Derruida la casa de un piso que había en este lugar, el solar resultante colindaba por un lado con la calle Argumosa y por el otro con la casa de D. Manuel Carrera y al lado de esta se encontraba la casa de Justo Astulez. En la parte de atrás había una corralada y un cubil para cerdos. Como era habitual se aprovechó, cediendo pequeñas franjas de terreno, para alinear la calle Consolación y la de Argumosa.

El Plano[5] de la casa que “D. Arsenio Ruiz de Villa y hermanos” iban a construir fue realizado por el Maestro de obras Pablo Piqué Camí[6] y firmado el día 29 de noviembre de 1890. Pasados unos meses, el 26 de enero del siguiente año, el secretario del ayuntamiento Manuel Trugeda de Velasco[7] comunica a la familia Ruiz de Villa la autorización para levantar el nuevo edificio.



Fachada a la calle de Argumosa. Archivo Municipal Torrelavega


A principios del siglo XXI la farmacia de Cacho deja esta ubicación y se traslada a otro local cerca de la antigua Plaza del Grano. El local, ya sin la farmacia, permanece unos años cerrado, hasta que a finales de 2018 vuelve abrir con un nuevo negocio, esta vez de moda: Stefano Hombre.
  Tomás Bustamante Gómez
Enero 2019




[2] No se conservan los libros sacramentales de aquella época.
[3] Bustamante Gómez, Tomás y Fernández-Regatillo, Amparo; El cementerio de Geloria en el siglo XIX. Artes Gráficas Quinzaños, 2016, página 97.
[4] Bustamante Gómez, Tomás; Los comienzos de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega. Imprenta Quinzaños, 2013, pág. 186- 199. Y en http://www.torrelavegantigua.com/2013/07/antonino-fernandez-gutierrez.html
[5] Archivo Municipal Torrelavega. P01; B02, 0391A
[6] Del Hoyo Maza; Sara; El maestro de obras Pablo Piqué. Ayuntamiento de Torrelavega, 2016.
[7] Bustamante Gómez, Tomás; Los comienzos de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega. Imprenta Quinzaños, 2013, pág. 192-199. Y en http://www.torrelavegantigua.com/2014/02/manuel-trugeda-cayuso-1882-1933_7.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario